Real Madrid

Casemiro, el imprescindible

Fichado para el Castilla en la era Mourinho, el brasileño es el puntal fijo en el sistema de Zidane; es el jugador que más minutos suma

Actualizado:

Llegó al Real Madrid con un perfil bajo, tras dos años complicados en su vida personal. Fichó por el Castilla. Era su última oportunidad de llegar a lo más alto. Tenía condiciones, físico, potencia, remate de cabeza, disparo y una fuerza defensiva enorme. Era cuestión de volver a centrarse en el fútbol. Procedente de una familia muy humilde de Brasil, sabía que debía triunfar en el Real Madrid para no regresar a vivir en las favelas, que tienen muchas formas de hundirte pero con las mismas garras destructivas. Representante de la unidad que defiende Zidane en el equipo, Casemiro rinde siempre.

Es el único medio destructor de la plantilla madridista y cuando no juega el equipo lo acusa; Zidane tuvo que utilizarle en algunos segundos tiempo para frenar el problema de ausencia de robo y presión sobre el balón

Ganó la Champions 2014 con el Real Madrid y se marchó al Oporto para cuajar como medio centro. Retornó al club blanco en 2015 y se ganó la titularidad con «Zizou». Se ha convertido en el hombre imprescindible.

Es el jugador que mejor defiende, el salvador del equipo en muchas acciones in extremis. Es el pivote destructivo. Hace la labor defensiva de tres mediocampistas en muchas ocasiones. Y cuando no juega bien es porque no puede abarcar más. No puede cubrir el trabajo de cuatro.

Cuando el entrenador francés no le alinea, el Real Madrid lo acusa. Se ha notado esta temporada. El brasileño es imprescindible. Suma 2.413 sobre el campo esta temporada. Es el futbolista madridista con mayor participación. supera a las estrellas. Es una figura sin prensa, un ganador sin fulgor, un triunfador sin foco. Incombustible y pieza clave en el centro del campo, reparte esos 2.413 minutos en 29 partidos. Ha participado en las seis competiciones disputadas por el equipo esta campaña, entre ellas las dos Supercopas y el Mundial de Clubes conquistados por el conjunto blanco. Se supera año a año y, de seguir a este ritmo, podría mejorar la cifra de 3.314 minutos que acumuló en la campaña 2016-17. Junto a su trabajo en labores de recuperación, el brasileño también aporta goles y asistencias. Ha marcado cuatro tantos y ha dado un pase de gol en el presente curso. Y resta media temporada.

Es el líder supremo entre los diez jugadores de la plantilla que han superado ya la barrera de los 2.000 minutos. Nacho (2.350) y Kroos (2.288) son los que más se acercan a Casemiro. A continuación se sitúan Marcelo (2.265), Cristiano (2.254), Modric (2.237) y Keylor Navas (2.160). Y cierran la lista tres defensas: Varane (2.153), Ramos y Carvajal, ambos con 2.110 minutos. Cuando el brasileño no juega, el sistema defensivo se resiente en tal manera que Zidane le ha tenido que utilizar en algunos segundos tiempos para frenar el problema de ausencia de presión y robo de balón. No hay nadie más como él en la plantilla. El PSG será su siguiente gran examen.