RÍO2016Juegos Olímpicos

Paralímpicos | Baloncesto en silla de ruedas Recital de España para entrar en la historia

La selección de baloncesto en silla de ruedas se clasifica por primera vez para una final paralímpica y se asegura la plata

Paralímpicos | Baloncesto en silla de ruedas: 
Recital de España para entrar en la historia

Un éxito sin precedentes. España se ha clasificado para la final de los Juegos Paralímpicos y buscará por primera en la historia el oro de un torneo importante. El cuarto puesto de Atlanta 96 quedaba muy atrás y los hombres de José Manuel Artacho han demostrado que el optimismo con el que llegaron a Río tenía justificación. Jugarán la final y será contra Estados Unidos.

España firmó una excelente fase de grupos y se ganó el derecho a un cruce «sencillo». No lo fue para nada el partido ante Alemania pero sirvió de rodaje para las semifinales ante Gran Bretaña, que venía de aplastar a Australia por más de 20 puntos. La clave iba a estar en la defensa y, al contrario que contra Alemania, estuvo bien todo el partido.

Los británicos llegaban como favoritos y como vigentes campeones de Europa. España, de tapada y con un quinto puesto en Londres como mejor resultado reciente. Pero en Río la historia fue diferente lo que parecía en principio. Los de Artacho salieron a darlo todo desde el inico con un gran Asier García (19 puntos, 13 rebotes, 13 asistencias), bien acompañado por los hermanos Zarzuela.

El primer cuarto fue para Gran Bretaña. El 12-14 de los primeros diez minutos daba sensaciones de partido abierto y de que España tendría muchos problemas para penetrar en la zona rival, pero nada que ver lo que sería el resto del partido.

El segundo cuarto fue vital para el devenir del encuentro. Una España sólida dejaba a Gran Bretaña con 14 puntos y se marchaba con 23 al descanso. Ese daba siete puntos de ventaja al conjunto nacional, algo que terminó siendo insalvable para los británicos. No estaban finos en ningún aspecto y España imponía su poderío bajo los aros. Incluso entraron los tiros libres, que no lo habían hecho en todo el torneo.

Tras el descanso todo se igualó. Gran Bretaña vio que tenía que apretar si no quería acabar peleando por el bronce pero España seguía marcando un buen ritmo y no quería frenar. Conforme los británicos anotaban, lo hacían los españoles y el marcador se ampliaba mientras pasaban los minutos. Eso favorecía únicamente a España.

Los últimos minutos eran la prueba definitiva. España seguía dominando pero los nervios podían traicionar en cualquier momento porque los de Artacho no están acostumbrados a llegar tan alto. Nunca antes habían jugado una final de los Paralímpicos, tampoco de un Mundial y era su momento de hacer historia. Solo había que mantener la calma. Lo hicieron y el sábado buscarán el oro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios