RÍO2016Juegos Olímpicos

Paralímpicos Río 2016 La selección española de baloncesto en silla de ruedas peleará por las medallas

El conjunto nacional vence a Alemania (70-66) e iguala su mejor resultado en unos Juegos

Paralímpicos Río 2016: 
La selección española de baloncesto en silla de ruedas peleará por las medallas

España volverá a pelear por las medallas 20 años después. El conjunto nacional ha vencido este miércoles a Alemania en cuartos de final (70-66) y luchará por hacerse un hueco en la final del sábado tras un apretado final y una gran remontada. La defensa en el último tramo y el acuerto de los hermanos Zarzuela y Asier García fue clave.

España no jugaba unas semifinales paralímpicas desde que fuese cuarta en Atlanta. Después desapareció de los Juegos hasta que hace cuatro años fue quinta en Londres. Ahora intentará luchar por el oro, ante el vencedor del Gran Bretaña-Australia.

Los de José Manuel Artacho firmaron una gran fase de grupos y se ganaron el derecho de tener en cuartos un rival, en teoría, más sencillo. No lo fue, porque Alemania lo dio todo y muy cerca estuvo de llevarse la victoria. Comandó el encuentro durante tres cuartos y solo se vino abajo en el último, cuando España apretó.

Los germanos se apoyaron en Alexandr Halouski (21 puntos y 15 rebotes) y en Andre Bienek (16 y 8 asistencias). España fue ganando peso con los hermanos Zarzuela y Asier García, pilares en ataque. Entre los firmaron 65 de los 70 puntos del conjunto nacional. Alejandro Zarzuela lideró con 22 puntos y 18 rebotes, por los 21 puntos de su hermano Pablo y los 22-11 de García.

España mantuvo siempre opciones pese a verse por detrás en el marcador en todo momento. El partido se hacía cuesta arriba, los de Artacho no lograban imponer su defensa y poco antes del descanso la desventaja no daba pie a la esperanza (29-40). Un parcial de 5-0 recortaba distancias y mantenía aún vivas las opciones.

El equipo español recuperó la defensa del resto del torneo paralímpico, pasando de conceder 40 puntos en 20 minutos a solo 26 en los últimos dos cuartos. Así, pudo ir recortando poco a poco, pese a la resistencia de su rival. No daban el partido por perdiod, pero claudicaron en el último tramo, cuando no encontró la conexión Halouski-Bienek. España se puso por delante y abrió una brecha que fue inalcanzable para los germanos. El sueño sigue vivo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios