RÍO2016Juegos Olímpicos

Paralímpicos Río 2016 Plata y bronce en la piscina

Sarai Gascón se cuelga su segunda medalla y Ariadna Edo consigue subirse al cajón. Teresa Perales se vuelve a quedar fuera del podio

Sarai Gascón, con la medalla de plata en el podio
Sarai Gascón, con la medalla de plata en el podio - CPE

La natación es el punto fuera del deporte paralímpico español y lo ha vuelto a demostrar en la quinta jornada de los Juegos de Río. Dos nuevas medallas medallas en la piscina: plata y bronce, para llegar a cinco. Doce en el total del medallerno nacional. Sarai Gascón y Ariadna Edo.

Sarai Gascón venía con el buen sabor de boca que le dejó la plata del domingo en el 200 estilos. Saltaba a la piscina sin presión, con el trabajo ya conseguido de volver a casa con una medalla, pero quería más y lo que tenía por delante eran sus mejores pruebas. En el 100 libre lo demostró, volviendo a subir al segundo cajón del podio.

La catalana empezó con fuerza. Tercera en la primera piscina, sabía que tenía que apretar más si quería subir otro escalón. Tenía fuerzas y fue a por la austriaca Ellie Cole. Había 42 centésimas entre ellas y Gascón apretó los dientes. Por detrás venía Nuria Marqués también con mucha fuerza, remontando posiciones y buscando un doblete que no llegó. Marqués se tuvo que conformar con el cuarto puesto, con la medalla de chocolate. Gascón sí cogió metal. Otra plata que sumar a su palmarés.

Una remontada de bronce

La noche empieza bien en la piscina de Río. Adriana Edo nadaba primero y se colgó el bronce en el 400 libre, protagonizando una gran remontada en el último tramo de la prueba. Los últimos 100 de la valenciana han sido espectaculares, sobre todo el último largo, en el que ha recortado cuatro segundos la distancia con la alemana Schnittger.

Ariadna Edo, con su bronce
Ariadna Edo, con su bronce- CPE

Nada olía a posibilidad de medalla cuando Edo se lanzó al agua. Ocupó la cuarta plaza durante toda la prueba, pero se guardaba una bala en la recámara para el final. Los segundos de margen con el bronce crecían y crecían pero ella esperaba su turno. Llegó al paso de los 300. Ahí empezó a tirar y a recortar a pasos agigantados. 35.59 en el penúltimo largo. 34.13 en el último. Bronce por ocho centésimas.

«Lo tomo como una recompensa por todo lo que han hecho por mí mis amigos y lo que han tenido que aguantar mis entrenadores conmigo. Este último año ha sido un gran sacrificio pero tampoco estoy realmente satisfecha con la marca porque creo que para lo que he entrenado últimamente creo que puedo hacer mejor registro, pero espero ir a más pronto», comentó nada más salir de la piscina, crítica pese a la medalla.

Sobre la remontada, indicó que conoce bien a la alemana. «Le cuestan mucho los últimos cien y es cuando la suelo coger. En el Europeo ya se me escapó por medio segundo y tenía una espinita ahí guardada que he conseguido sacarme aquí en Río», aseguró.

Perales, otra vez fuera del podio

No son los Juegos de Teresa Perales. Comenzó bien la aragonesa con una plata en el 200 libre, pero el golpe de quedarse fuera de las medallas en el 50 mariposa ha parecido afectarle hoy también. Ha sido cuarta en el 50 libre, una de sus pruebas favoritas y en la que se cantaba una medalla casi segura.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios