RÍO2016Juegos Olímpicos

Top

Juegos Paralímpicos | Río 2016 Las 31 medallas de España en los Paralímpicos de Río 2016

Los deportistas españoles han vuelto a demostrar una enorme valía y se traen de regreso 9 oros, 14 platas y 8 bronces

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
Navegue usando los números

31 medallas para los españoles

La selección de baloncesto, durante los Juegos Paralímpicos de Río 2016- EFE

Los Juegos Paralímpicos son siempre motivo de alegría, a tenor de los ejemplos de superación que poco a poco se van desgranando a medida que avanza la competición. Hombres y mujeres sin límites que, pese a su discapacidad, luchan por mostrar lo mejor de sí mismo. Deporte puro en el que España lleva firmando grandes actuaciones ininterrumpidamente desde los de Tel Aviv en 1968.

Este año, en Río 2016, los deportistas nacionales han vuelto a dejar el pabellón bien alto. 31 medallas así lo atestiguan. La delegación paralímpica se ha traído de vuelta 9 oros, 14 platas y 8 bronces. El aumento de medallas de oro (9 en vez de 8) ha supuesto terminar en la undécima posición del medallero –cinco lugares mejor que en Londres 2012–, pese a haber sumado 11 preseas menos.

En la primera cita paralímpica en un país suramericano los españoles se han dejado todas sus energías en competir al máximo nivel. La natación ha vuelto a coronarse de la mano de Teresa Perales. Pero no solo eso, los jóvenes nadadores han demostrado que hay un relevo generacional fiable. La selección española de baloncesto en silla de rueda logró una hazaña histórica. Y el atletismo, el ciclismo o el tenis de mesa también han ayudado a aumentar el botín hasta acumular un total de 651 metales a lo largo de la historia paralímpica.

Natación: 17 medallas

Teresa Perales nada en los Juegos Paralímpicos de Río 2016- EFE

La natación española volvió a ser la disciplina que mandó en el medallero, contribuyendo con más de la mitad de la preseas (17), seis de ellas doradas, y con Teresa Perales como indiscutible líder de la delegación. La aragonesa, perdió a los 19 años la movilidad en las piernas por una neuropatía. Tras una etapa de adaptación a su nueva situación, Teresa se echó al agua y aprendió a nadar y, casi de manera inmediata, su primer entrenador le animó a competir.

Hoy, a sus 40 años, Perales ha conquistado 26 medallas en los Juegos Paralímpicos. En Río de Janeiro, se colgó tres platas (200 libres, 200 estilos y 100 libres) y un oro (50 espalda).

La barcelonesa Sarai Gascón nació sin parte de su brazo izquierdo, pero eso no le impidió hacerse una profesional de la natación. en esta cita ha sumado tres platas (200 estilos, 100 libres y 100 mariposa) con unas remontadas extraordinarias.

Otro ejemplo de superación es Michelle Alonso, discapacitada intelectual que tuvo el honor de ser la abanderada en la ceremonia de clausura, tras revalidar el oro que consiguió en Londres 2012 en la categoría de los 100 braza.

Miguel Luque sufre artrogriposis, una discapacidad que le provoca escasa movilidad en las piernas. Con todo, no faltó a su cita con las preseas por quinta cita paralímpica consecutiva al sumar una plata en los 50 metros braza.

Hay relevo generacional

Los jóvenes nadadores del equipo español han competido a un nivel muy alto en Río de Janeiro y el relevo generacional es una realidad.

Nuria Marqués nació con el fémur de la pierna izquierda más corto que el de la derecha, pero ello no le ha impedido eregirse como una de las promesas del deporte paralímpico español. A sus 17 años conquistó un oro en su primeros Juegos en los 400 libres, y más tarde otra plata en el hectómetro en la modalidad de espalda.

Óscar Salguero tampoco defraudó. El nadador de 18 años compite sin parte del brazo derecho y no tuvo rival en su final. Con una autoridad aplastante finalizó primero y se llevó el oro en los 100 metros braza.

Las medallas de bronce corrieron a cargo de María Delgado y Ariadna Edo, ambas de 18 años y discapacitadas visuales. Delgado logró dos preseas en 100 espalda y 50 libres. Por su parte, Edo lo hizo en los 400 libres.

Atletismo: 7 medallas

Elena Congost cruza la línea de meta en la maratón de Río 2016- EFE

El atletismo ha sido el segundo deporte que más medallas ha aportado al casillero español, sumando un total de siete metales –tres oros–, por lo que consiguieron un mejor balance que en los pasados Juegos de Londres (dos más).

El atleta con discapacidad visual Kim López rompió el hielo al logar la primera presear dorada de la delegación española. López consiguió un lanzamiento de más de 16 metros que le permitió alzarse con la primera posición en el lanzamiento de peso.

Gerard Descarrega compitió acompañado de su inseparable guía Marcos Blanquillo debido a su deficiencia visual y se quitó la espinita que tenía clavada en los pasados Juegos de Londres tras conquistar el oro en los 400 metros con una impresionante carrera.

Elena Congost dio una de las mayores alegrías al atletismo española. La atleta, que nació con una enfermedad degenerativa en la vista, se convirtió en la primera paralímpica en conquistar un oro en maratón, por ser un deporte que debutaba en esta cita.

A Alberto Suárez le diagnosticaron una lesión ocular de mácula al nacer. Lejos de darse pon vencido fue poniéndose metas y ascendiendo peldaños. En Río de Janeiro se colgó una plata en maratón al igual que Abderrahman Ait, que corre sin parte de su brazo derecho. Ait cayó a un pozo cuando solo tenía 8 años y debido a las malas condiciones hospitalarias del le tuvieron que amputar un brazo por la cangrena.

Completaron el medallero con dos bronces los atletas con discapacidad visual: el incansable David Casinos (44 años) en lanzamiento de peso e Izaskun Osés en los 1500 metros.

Ciclismo: 3 medallas

Ignacio Ávila y Joan Font compiten en los Juegos de Río 2016- REUTERS

El ciclismo también ayudó a estirar el medallero. Cierto es que en los pasados Juegos de Pekín y Londres sumaron un mayor número de medallas, pero su capacidad de esfuerzo ha sido incluso superior.

Ignacio Ávila, con discapacidad visual y ganador de otras dos medallas en otras citas como atleta, junto a su guía, Joan Font, lograron la medalla de plata en la prueba de ciclismo en carretera con un tiempo de 2.26.33.

Pero los resultados no se quedaron ahí. Alfonso Cabello, que nació sin parte del brazon izquierdo. sumó un bronce en el kilómetro de velocidad. Cabello, además, ayudó al equipo de velocidad formado por Eduardo Santas, Amador Granados y él, a colgarse otra presea de bronce. Santas sufrió a los 4 años una parálisis cerebral que le dejó una hemiplejía en el lado derecho debido a una varicela. Granados sufre una deformación de nacimiento que le provocó innumerables operaciones en el pie. Nada de ello ha impedido que saboreen la gloria paraolímpica.

Tenis de mesa: 2 medallas

El tenis de mesa español derrochó talento en las pistas de Río de Janeiro. Álvaro Varela, que paredece polineuropatía, una carencia muscular en la extremidades que afectado de codo y rodilla para abajo, consiguió una plata con un sabor agridulce pues se le volvió a escapar la primera plaza del podio por muy poco. Con todo, Varela cuajó un gran campeonato. La otra plata fue para el torneo por equipos. Manuel Ruiz, Jorge Cardona y Juan Bautista Pérez fueron los artífices de este metal.

Baloncesto en silla de ruedas: 1 medalla

Pablo Zarzuela se prepara para lanzar a canasta durante los Juegos de Río 2016- EFE

La selección española de baloncesto en silla de ruedas hizo historia. Conquistó la medalla de plata tras caer en la final contra la todopoderosa Estados Unidos (52-68). Una hazaña que ha despertado la admiración de todo el país, pues nunca habían conseguido llegar a la final en esta disciplina. La discapacidad física de los componentes del equipo español es muy diversas. Algunos padecen espina bífida, otros amputaciones por accidentes o malformaciones en sus extremidades inferiores. Pero sea como fuere, todos son campones del mundo en superación.

Triatlón: 1 medalla

Jairo Ruiz, con su medalla de bronce conquistada en triatlón-

El triatleta almeriense Jairo Ruiz logró una trabajada medalla de bronce en la clase PT4 del triatlón, una modalidad que debuta en un programa paralímpico en estos Juegos de Río 2016.

El deportista andaluz, que compite sin parte del brazo izquierdo era uno de los aspirantes al podio y no defraudó cuajando un gran campeonato.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios