Queralt Castellet
Queralt Castellet - EFE
Pyeongchang 2018

Queralt Castellet no quiere el bronce

La «rider» llega en su mejor momento y aspira al oro en Pyeongchang

Actualizado:

La rider barcelonesa Queralt Castellet, que será una de las principales bazas españolas (en halfpipe) en la cita invernal de Pyeongchang, que se inaugura este viernes, explicó en una entrevista con EFE en Corea del Sur que «estos son los Juegos (Olímpicos) a los que mejor» llega y que no firma un bronce, porque quiere ganar.

Queralt, nacida hace 28 años en Sabadell (Barcelona), llegó el miércoles a la Villa Olímpica acompañada por su entrenador, el australiano Benjamin Bright; y el resto de su equipo -el estadounidense Luke Byers (skiman o preparador de tablas) y la fisioterapeuta australiana Courtney Jones-, junto al que este jueves se ha instalado en la zona de competición del snowboard, en Phoenix Park.

Castellet, subcampeona del mundo en Kreischberg (Austria) hace tres años y que en Corea será olímpica por cuarta vez, acaba de ganar el mes pasado la prueba de la Copa del Mundo de Snowmass (Colorado, Estados Unidos), una semana antes de acabar tercera en la de Laax (Suiza). Por lo que llega a Pyeongchang apuntando muy alto. La catalana quiso quitar importancia, no obstante, a los últimos resultados. «Bueno, esto no significa nada, cada vez es distinto. Cada momento es nuevo. Pero sí que creo que de entre todos los Juegos que he hecho, a éstos son a los que llego más preparada», comentó a Efe Castellet, tras instalarse en el que será su cuartel general en zona olímpica. «Los resultados de las Copas del Mundo de Snowmass y Laax significan el momento que íbamos buscando. Es una satisfacción y motiva, porque es el objetivo que estábamos siguiendo. Y cuando llega el resultado es algo satisfactorio, que te hace sentir muy feliz», explicó la campeona catalana.

«Me siento contenta de poder estar ahí otra vez, porque quiere decir que el trabajo que estamos haciendo, lo estamos haciendo bien. No creo que haya sido de suerte», opinó, a quien su técnico -que entrenaba a su hermana Torah Bright cuando ésta ganó oro y plata olímpicos en esta disciplina en Vancouver 2010 (Canadá) y en Sochi 2014 (Rusia), respectivamente- definió, en charla con Efe, como una deportista «diferente y única».

«No firmo el bronce, yo quiero ganar», declaró a Efe este jueves Queralt Castellet. «No creo que haya nadie que firme un bronce», dijo la barcelonesa, que no quiere señalar a una rival especial en su lucha por la gloria olímpica. «Ahora mismo no hay un grupo reducido de favoritas, creo que en estos momentos el grupo de las que pueden ganar es extenso, por lo que se ha visto en las últimas pruebas», comentó. «Me siento muy bien, muy animada. En el aspecto anímico estoy muy bien; y en el aspecto físico, muy fuerte. Hemos hecho una buena preparación, tanto física, como técnicamente», explicó a Efe Queralt, que indicó que está muy contenta con el trabajo de su técnico australiano.

«Creo que hemos congeniado bien», indicó, en referencia al australiano Benny Bright. «A veces es duro trabajar con alguien tan estricto. Pero es lo que queremos hacer, porque el trabajo duro te da resultados», comentó Castellet. Que antes de llegar a la región de Gangwon, que albergará la competición de los Juegos de Pyeongchang -situada a solo cien kilómetros de la zona desmilitarizada que separa ambas Coreas-, pasó «cuatro días en Seúl». «Ayer dormimos en la Villa olímpica y ahora nos acabamos de instalar aquí, en el Phoenix Park», explicó a Efe este jueves, en Corea del Sur, la subcampeona del mundo de 'halfpipe' de 2015.

«Antes de venir a Corea estuvimos entrenando unos días en Laax, donde me quedé después de la prueba de la Copa del Mundo. De todas formas, ahora mismo aún creo que me está afectando el 'jet lag', porque son ocho horas de diferencia, tardas mucho en dormirte y luego andas todo el día como un poco dormida», explicó Castellet.