Deportes - Fútbol

Videoarbitraje: así se acaba con la polémica en el fútbol

La FIFA presentó con éxito su sistema de apoyo al colegiado en el amistoso Italia-Francia. Podría aprobarse para el Mundial 2018

Pierluigi Collina (al fondo), famoso árbitro retirado, probó el sistema
Pierluigi Collina (al fondo), famoso árbitro retirado, probó el sistema - FIFA
M. Á. BARROSO Madrid - Actualizado: Guardado en: Deportes , Fútbol

El deporte más refractario a los cambios y a la tecnología –tal vez porque no solo vive de la competición, sino de la espuma del debate que provoca un penalti no pitado, una expulsión injusta, una arrancada en fuera de juego, un gol fantasma, un «robo» del colegiado– parece asomarse, por fin, al siglo XXI. Hace unos días, en el amistoso entre Italia y Francia disputado en Bari, la FIFA presentó un sistema de videoarbitraje denominado VAR (Video Assistants Referees), con el que quiere apoyar la difícil labor de los trencillas en las jugadas más polémicas de cada partido. No se trata de dirigir el encuentro desde una cabina a golpe de comunicaciones con el pinganillo, sino de impartir justicia en situaciones realmente comprometidas. El italiano Pierluigi Collina, considerado por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS) como el mejor árbitro de todos los tiempos (llegó a ser portada videojuego Pro Evolution Soccer, lo nunca visto), ofició de maestro de ceremonias.

Y la cosa funcionó. El colegiado del encuentro, el holandés Björn Kuipers, aseguró que gracias al apoyo del videoarbitraje «los jugadores aceptaron de mejor grado las decisiones más espinosas y eso me dio mucha confianza sobre el césped». En una cabina equipada con varios monitores, Pierluigi Collina, acompañado por un técnico que rebobinaba y repetía las imágenes a cámara lenta o las congelaba, pudo aconsejar a Kuipers en varias acciones conflictivas que tuvieron a los jugadores franceses como protagonistas: la tarjeta amarilla y no roja para Sidibé tras una entrada a De Rossi (a bote pronto parecía una expulsión de libro, pero se vio que primero tocó el balón y luego la espinilla del italiano) y unas manos de Kurzawa en el área que no fueron merecedoras de pena máxima. Las dos primeras jugadas revisadas en una pantalla antes de que el árbitro tomara una decisión sobre las mismas.

Al acabar el encuentro (que Francia ganó 1-3), el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se mostró satisfecho con el primer experimento real de videoarbitraje. «No se trata de sustituir a los colegiados, sino de asegurar una revisión en jugadas que podrían acarrear errores decisivos», aseguró. «La herramienta no puede tener una influencia negativa en el juego ni cortar el ritmo de los partidos. Se trata de abrir una página nueva en la historia del fútbol». La idea, en realidad, no es tener un Collina dando consejos a través del pinganillo, sino que sea el propio árbitro quien revise las imágenes, como sucede por ejemplo en el baloncesto.

Después de la experiencia de Bari la FIFA va a continuar haciendo pruebas hasta 2018, en vísperas del Mundial de Rusia, cuando se tomará la decisión definitiva sobre la implantación del VAR.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios