Premier League

Turbulencias en el United de Mourinho

El técnico portugués enlaza tres derrotas consecutivas tras caer ayer frente al Watford

Entrenaba al Oporto y corría febrero del año 2002 cuando Mourinho enlazó por última vez tres derrotas consecutivas. Ayer, más de catorce años después, la racha negativa se repitió.

Después de perder en el derbi de Manchester ante el City de Guardiola y de caer ante el Feyenoord en su estreno en la Europa League, el Manchester United de Mourinho sucumbió ayer ante el Watford (3-1), en un partido en el que además de un mal resultado dejó con un juego de categoría ínfima, más aún si se ponderan las plantillas de las que presumían uno y otro conjunto.

Con cinco partidos de Premier League disputados, los «red devils» marchan séptimos, a seis puntos de su archienemigo y líder Manchester City. Es cierto que el United viene desarrollando un juego muy pobre desde la jubilación de Sir Alex Ferguson, pero también lo es que la inversión acometida en verano (120 millones por Pogba, 40 por Mkhitaryan y otros 40 por Bailly) y el desembarco de un técnico de la categoría de Mourinho hacían prever un resurgir que se antojaba improrrogable. La realidad es que la capacidad del luso para crear proyectos ganadores parece haberse resentido desde su salida del Real Madrid, con un regreso convulso al Chelsea y con el mal arranque que ahora protagoniza en Old Trafford. Como muestra del temporal por el que transita el portugués, un botón: de sus últimos 32 partidos como técnico, ha perdido 14, un 43,75 por ciento. De sus días en la Liga española salió con un 77,48 por ciento de victorias.

Tres factores

Tras la derrota de ayer, Mourinho hizo referencia a tres factores que habían hecho que su equipo cayese ante el Watford de Mazarri.

Comenzó haciendo autocrítica y señaló al mal desempeño de los suyos en Vicarage Road. «Nuestros errores, tanto individuales como colectivos, son circunstancias que tenemos que mejorar», explicó el de Setúbal, que se refirió a este aspecto como el único que estaba en sus manos. Atacó después la actuación del árbitro, que pudo pitar falta en la acción que derivó en el 1-0. «Es algo que no controlamos y que explica una situación ridícula como la del primer gol», lamentó el entrenador. «El tercer factor es la suerte. Hemos sido mejores cuando hemos perdido, la suerte no ha estado de nuestro lado. Con 1-1, Gomes le ha hecho una fantástica parada a Ibrahimovic que podría habernos dado los tres puntos», concluyó Mourinho.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios