Nolito durante un entrenamiento con el Sevilla - Juan José Úbeda

SevillaHinchas radicales del Sevilla recriminan al equipo su actitud en el entrenamiento

El conjunto andaluz acumula cinco partido sin conocer la victoria y las sensaciones no son buenas

Actualizado:

No le están saliendo bien las cosas al Sevilla esta temporada. Tras la derrota frente al Alavés, este lunes una treintena de hinchas radicales se personaron en la Ciudad Deportiva del club, donde el equipo entrenaba a puerta cerrada, para pedir explicaciones a la plantilla por la mala trayectoria del equipo. El Sevilla acumula cinco partidos de Liga sin ganar, con un empate y cuatro derrotas.

A pesar de ser cerrado al público, estos aficionados acudieron a las instalaciones de entrenamiento del Sevilla, al comienzo de la primera sesión de la semana, rebasaron el primer puesto de control y se dirigieron hacia las inmediaciones de la nueva tribuna de la Ciudad Deportiva, en la que estuvieron cerca de media hora.

Una vez allí, estos seguidores reclamaron hablar con los capitanes del equipo sevillista, algo que pudieron llevar a cabo después de un rato de espera, ya que, según testigos presenciales, estuvieron conversando con una representación de la plantilla.

También tuvieron una pequeña charla con el director deportivo del club, Óscar Arias, mientras que, como medida de prevención, varios furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) -antidisturbios- de la Policía Nacional llegaron a la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios.

Posteriormente, este grupo de aficionados abandonó la zona en la que hablaron con esos futbolistas y, bajo la vigilancia de la Policía, se marcharon de la instalación, sin que en ningún momento se produjeran incidentes o momentos de tensión.

Ayer le tocó a Nolito

Tras la dolorosa derrota en el campo del Alavés, Nolito se acercó a la grada para hablar con los aficionados sevillistas al término del partido. Durante unos minutos se produjo una conversación entre el jugador y su hinchada, en la que principalmente le recriminaban desde la grada la falta de actitud del equipo.