Segunda BLa imperdible presentación de Manix Mandiola con el Atlético Baleares

El veterano técnico vasco se gana a la afición balearica con su mensaje de ánimo: «Ya he visto que el tema está jodido y he venido a sacaros del pozo»

Actualizado:

El Atlético Baleares, antepenúltimo en el grupo III de la Segunda B, anunciaba esta semana el fichaje del veterano técnico Manix Mandiola para tomar las riendas del equipo y evitar el descenso a Tercera. Mandiola tomaba el testigo de Horacio Melgarejo, y se convertía así en el tercer entrenador del equipo mallorquín en lo que va de temporada.

Mandiola, que acumula una larga experiencia en los banquillos en equipos como el Deportivo Alavés, el Éibar o el Burgos, se ganó rapidamente a la afición balearica gracias a su mensaje de presentación, realizado desde el mismo césped de Son Malferit y en el que destaca su empeño en pasar mucho tiempo en Palma: «Ya habéis visto que el tema está jodido y he venido aquí a sacaros del pozo y a salir todos juntos. De paso, me he empadronado porque tengo pensado quedarme aquí a vivir. O sea, que entre todos, porque me he dado cuenta que aquí hace falta la ayuda de todos. Además, sois muy fieles con el equipo, porque yo he estado aquí viendo algún partido de incógnito, aunque sea difícil estar de incógnito en el fútbol. Espero que sigáis ayudando, porque ya ando mirando pisos y me da que me voy a quedar aquí».

Después, en sala de prensa, durante la presentación oficial, Mandiola ha ahondado en la dificultad del reto, y ha vuelto a mostrar su carácter directo y afable con el que espera revertir la complicada situación del Atlético Baleares: «No es fácil porque parece el coche de Fernando Alonso, avería tras avería, pero esta vez queremos acabar la carrera. El equipo ya lo conocía, a perro flaco todo son pulgas pero la calidad existe pese a la mala dinámica. He visto en directo al equipo tres partidos y otros tres por televisión. Messi si viene a jugar a Son Malferit no tiene problema de campo ni de césped artificial, en cambio yo jugué en el Bernabéu y me botaba mal».