Leo Messi se retira del Olímpico de Roma tras la eliminación en Champions - AFP / Vídeo: Valverde, triste tras la eliminación de la máxima competición continental

Roma-BarcelonaDel triplete al bochorno

El Barça llevaba un tiempo emitiendo señales negativas y en el Olímpico hizo aguas

Actualizado:

Debacle del Barcelona en Roma, que desaprovechó una renta de tres goles de ventaja y pasó de poder conseguir el triplete al ridículo más absoluto. Ya lo iba advirtiendo Ernesto Valverde en los últimos encuentros (Sevilla, Roma y Leganés). Había aspectos del equipo que no le gustaban y no le faltaba razón.

Solo la genialidad de Messi le permitió empatar ante el Sevilla y ganar al Leganés, o los errores arbitrales cosechar un resultado engañoso ante los italianos en la Champions en la ida de los cuartos (Di Francesco reclamó dos penaltis cometidos por Umtiti y Semedo que el colegiado no concedió).

El Barcelona ve abortada la opción de conseguir el triplete por una serie de cuestiones que el cuerpo técnico azulgrana veía venir y que en el Olímpico de Roma alcanzaron su máxima expresión. El cansancio de este equipo es patente en el momento más inoportuno de la temporada

Dependencia de Messi

Es el mejor jugador del mundo, pero cuando el argentino es anulado por el rival o no tiene el día, el Barcelona lo acusa considerablemente. La única aportación que hizo ayer fue una falta para cortar un contraataque italiano que le costó la cartulina amarilla. Ni siquiera en el lanzamiento de las faltas fue peligroso y el equipo azulgrana lo pagó caro. El partido de Messi es el perfecto resumen del partido realizado por el Barcelona.

El estado físico de Busquets

El centrocampista es, junto al argentino, el único futbolista que no tiene sustituto e este Barcelona. El equipo acusó el estado físico de Sergio Busquets, que tuvo que forzar su reaparición en el partido de ida jugando infiltrado tras su rotura del dedo del pie. Se pasó toda la semana entrenándose al margen y volvió en el Olímpico menguado físicamente. El centro del campo, a pesar de estar compuesto por cuatro jugadores, no impuso su ley y la pelota no estuvo en posesión del equipo azulgrana.

Poca reacción de Valverde

El técnico azulgrana, que normalmente lee perfectamente los partidos y destaca por su intervencionismo, no reaccionó a tiempo. El primer cambio lo realizó en el minuto 80, cuando el marcador peligraba claramente. Con la eliminatoria ya en contra colocó a Dembélé y a Paco Alcácer, pero ya era tarde. La Roma supo cerrarse y hacer buenos los tres goles.

Iniesta, sin control

Era un partido para que el Barcelona tuviera la posesión y el control. El hombre ideal para este menester era el manchego pero nunca pudo con el centro del campo de la Roma. Nainggolan y De Rossi le ganaron la partida. No se encontró cómodo y no tuvo las habituales ayudas. Fue sustituido por André Gomes en una decisión que deja a Valverde en el centro del debate.

Defensa frágil

Desde que se especuló con la continuidad y las ofertas que tenía Samuel Umtiti, los partidos del francés han sido auténticos despropósitos, en los que ha quedado retratado en los goles que ha encajado el Barcelona. En el primer gol de Dzeko, Jordi Alba pierde la carrera y Umtiti llega tarde, y en el segundo tanto, un Piqué superado comete un penalti que acaba en las redes de Ter Stegen tras el lanzamiento fe De Rossi. Ter Stegen dejó de ser infranqueable.

Temporada larga

Con la Liga prácticamente ganada gracias a la diferencia con el Atlético de Madrid, el Barcelona está obligado ahora a vencer la Copa del Rey ante el Sevilla el próximo 21 de abril. Lo que era un título menor pasa a cobrar una importancia vital para optar al doblete, objetivo obligatorio ante el ridículo de anoche. Una derrota ante los hispalenses provocaría un nuevo desencanto en la afición difícil de justificar. La ilusión por el triplete en el culé dejará paso al deseo de la eliminación del Madrid en semifinales, ya que parece poco probable que la Juventus repita la gesta de la Roma. El dolor que producirá la ausencia en el sorteo de este viernes costará de cicatrizar y podría pasar factura en los próximos duelos.