Pablo Carmona posa para ABC en el estadio de la Arandina CF
Pablo Carmona posa para ABC en el estadio de la Arandina CF - Julio Calvo / Arandina
Tercera división

El récord de Pablo Carmona, el portero de la Arandina que tiene en vilo al fútbol español

El guardameta, que está causando sensación en el club burgalés, puede pulverizar este domingo el registro de imbatibilidad

Actualizado:

El domingo futbolero levanta la persiana pendiente de un modesto guardameta de Tercera división que hoy puede hacer historia con la Arandina CF. El equipo burgalés, un muro en el tramo final de la temporada, ha encadenado una espectacular racha sin recibir goles y se encuentra a tan solo 56 minutos de establecer un nuevo récord de imbatibilidad en el fútbol español. Un registro que puede pulverizar hoy en el último encuentro de Liga frente al filial del Numancia. «Hasta esta semana no he pensado en esto del récord, es un dato muy bonito, pero no supone ninguna presión para mí. Con todo lo que ha pasado este equipo a lo largo de la temporada y cómo se ha levantado hasta conseguir para meterse en el playoff de ascenso a Segunda B, te aseguro que ya podemos decir que somos campeones», explica Pablo Carmona a ABC antes de afrontar su gran reto como portero.

Desde que el 4 de febrero el Cristo Atlético venciera en El Montecillo (0-1), ningún equipo ha sido capaz de marcar a Carmona. El guardameta de la Arandina lleva ya 14 partidos a cero y hoy puede superar el récord de Mikel Pagola, meta navarro que en la temporada 2015-16 permaneció 1.342 minutos imbatido con el Tudelano (Segunda B). «Soy la cara visible, pero el mérito, por supuesto, es de todo el equipo, que ha sufrido mucho esta temporada», asegura en referencia al suceso en el presuntamente se vieron implicados tres jugadores. Él conoce bien los códigos del vestuario y pasa de puntillas al mencionar el caso. «Aunque sea Tercera división, el registro es brutal porque jugamos contra rivales de nuestro mismo nivel. No es fácil que no te marquen ni en los partidos de patio de colegio», afirma con humildad un guardameta que siempre tuvo como ídolo al exbarcelonista Víctor Valdés, el niño que no quería ser portero. «Me llamaba la atención su fortaleza mental, una cualidad fundamental en un portero. Era completo, seguro por arriba, bueno con los pies, difícil de superar en el uno contra uno».

Pablo Carmona
Pablo Carmona- Julio Calvo

Nacido en Valladolid (29 años), ha defendido al Guijuelo salmantino en Segunda B, al Palencia y esta temporada la comenzó en el Atlético Astorga antes de fichar en invierno por la Arandina. Castilla y León es su hábitat natural, aunque también lució el escudo del Logroñés. Ahora es feliz en el conjunto burgalés. Como para muchos otros futbolistas anónimos del fútbol más modesto, poder jugar supone un sacrificio porque para entrenarse cada día tiene que recorrer casi 200 kilómetros, la distancia de ida y vuelta que separa Valladolid, donde reside y vive con su mujer, y el campo de El Montecillo. «Si el técnico prepara alguna sesión por la tarde, me quedo a dormir en casa de algún compañero». Su trayectoria en el club que entrena Javier Álvarez de los Mozos está resultando brillante. En 18 partidos solo ha recibido tres goles, el último el del Cristo Atlético hace ya más de tres meses.

Esta impresionante racha ha permitido a la Arandina llegar a la última jornada de Liga en el Grupo VIII de Tercera división con la clasificación asegurada para el playoff de ascenso a Segunda B. «Subir sería un bonito premio para todo el equipo. Vamos a intentarlo, eso seguro», advierte un portero que destaca por su sobriedad y fortaleza mental : «Algunos que achacan que soy excesivamente tranquilo sobre el campo, pero me gusta ser comunicativo con los compañeros». Frío y calmado, no siente la presión antes el partido en el que puede hacer historia: «"Lo que nos está pasando es una especie de milagro, ojalá lo podamos culminar».