Barcelona

¿Puede ser Neymar condenado a no jugar al fútbol?

La empresa que tenía el 40% de los derechos del azulgrana pide que no pueda ejercer como futbolista durante cinco años

Neymar, durante el entrenamiento de ayer en Glasgow
Neymar, durante el entrenamiento de ayer en Glasgow - AFP

El Grupo Sonda, propietaria de la sociedad DIS, que tenía el 40% de los derechos deNeymar antes de fichar por el Barça, lo tiene claro: el azulgrana debe ser condenado a una pena de cinco años de prisión. Y no solo eso: durante el tiempo de la condena, esté o no esté entre rejas, debe ser inhabilitado para jugar al fútbol. La acusación particular se agarra al artículo 286 bis del Código Penal, que dice que podrá ser inhabilitado «quien, por sí o por persona interpuesta, prometa, ofrezca o conceda a directivos, administradores, empleados o colaboradores de una empresa mercantil o de una sociedad, un beneficio o ventaja no justificados, de cualquier naturaleza, para ellos o para terceros, como contraprestación para que le favorezca indebidamente a él o a un tercero frente a otros en la adquisición o venta de mercancías, contratación de servicios o en las relaciones comerciales».

El mismo día que la Fiscalía ha anunciado que pide dos años de prisión para Neymar, el Grupo Sonda ha presentado este miércoles en la Audiencia Nacional su definitivo escrito de acusación ante el juicio contra, entre otros, el futbolista Neymar, el F.C.Barcelona, y el presidente de esta entidad, Josep María Bartomeu por los presuntos delitos de corrupción entre particulares y estafa. Los demandantes piden penas de cárcel para Neymar, su padre, Bartomeu y el expresidente del F.C. Barcelona Sandro Rosell, así como la inhabilitación profesional para todos ellos, en virtud de los artículos 251.3 y 286 bis del Código Penal. Si la Justicia responde a las peticiones de los demandantes en el juicio, previsto para el año que viene, Neymar no podría ejercer como futbolista profesional en la Unión Europea durante el tiempo de su condena.

En una Rueda de Prensa celebrada en Madrid, José D. Barral, presidente del Grupo Sonda, y Roberto Moreno, director ejecutivo de DIS -la sociedad de Sonda que tenía el 40% de los derechos federativos- , han explicado que han acudido a la justicia porque se sienten víctimas de una estafa. En 2009, cuando Neymar tenía 17 años y era una de tantas promesas brasileñas, DIS firmó un contrato económico con él, a cambio del 40% de sus derechos federativos, que le daba una enorme tranquilidad económica. Pero cuando se fue confirmando como una estrella internacional, él y su padre firmaron, en 2011, dos contratos simulados con el FC Barcelona, obviando que los derechos del jugador pertenecían a su equipo de entonces, el Santos, y a DIS. Posteriormente el Santos se hizo incluir en esta operación fraudulenta mediante otros dos contratos simulados.

Según los denunciantes, el Barcelona y el jugador se saltaron las normas de la FIFA y alteraron la libre competencia en el mercado de fichajes. «Pero más allá del enfoque legal, debemos preguntarnos qué tipo de ejemplo da un deportista que es capaz de traicionar así, incluso firmando contratos simulados, a quien confía en él e invierte su dinero. ¿Son ese tipo de valores los que queremos transmitir a nuestros hijos con el ejemplo de Neymar? ¿Son esos los valores del Barcelona? ¿Y qué piensan los patrocinadores del Barcelona y del jugador? No podemos consentir que Neymar sea el ejemplo para nuestros hijos», afirmó al respecto Roberto Moreno, director ejecutivo de DIS.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios