Gerard Piqué durante un partido del Barcelona en el Camp Nou
Gerard Piqué durante un partido del Barcelona en el Camp Nou - AFP
Fútbol

Piqué renueva con el Barcelona hasta 2022

El central demuestra su compromiso con el club azulgrana aceptando una cláusula de rescisión de 500 millones

BarcelonaActualizado:

Pocas horas después de la primera derrota del Barcelona esta temporada, sin contar las de la Supercopa de España, llegó una de las mejores noticias para el club azulgrana. A media mañana se hizo oficial la ampliación de acuerdo con Gerard Piqué para que el central prorrogue su contrato hasta el 30 de junio de 2022, es decir que seguirá jugando de azulgrana lo que resta de temporada y otras cuatro más. Teniendo en cuenta la edad del futbolista, este podría ser su último contrato, lo que le llevaría a retirarse en el Camp Nou, ya que cuando expire su nueva vinculación tendrá 35 años. Piqué ya había comentado en más de una ocasión que no habría ningún problema para renovar y las negociaciones han sido rápidas y sin desavenencias.

Como muestra del compromiso del central, éste ha aceptado una cláusula de rescisión estratosférica, de 50o millones de euros, superando las que tienen los dos jugadores más caros de la historia del club. Dembélé y Coutinho cifraron su libertad en 400 millones, cien menos que la de Piqué. Al catalán solo le supera Leo Messi, que debería abonar 700 millones si quisiera romper su vínculo con el Barça de forma unilateral. Piqué ya manifestó en más de una ocasión que su intención era colgar las botas en el Camp Nou y que en el caso que el Barça no decidiera renovarle se retiraría de forma prematura porque no siente ninguna motivación para ir a jugar a otro equipo o a otra Liga, por mucho que le pagaran. Ahora mismo, Piqué valora mucho más otros aspectos como la tranquilidad familiar y poder jugar en su casa.

Piqué llegó al Barcelona en 1997 con tan solo 10 años. En 2004 dejó la Masía para irse al Manchester United, ya que veía pocas posibilidades de llegar al primer equipo. En la Premier ganó físico y experiencia y fue cedido al Zaragoza, lo que le permitió foguearse en la Liga española y mostrar su evolución a los técnicos del Barça. En verano de 2008, con la llegada de Pep Guardiola al equipo azulgrana, el Barcelona acometió su fichaje, que logró por cinco millones, una cantidad que se ha demostrado que fue una ganga tras ver el resultado posterior. El defensa suma 421 partidos con el Barcelona, en los que ha marcado 37 goles. Además, ha ganado todo lo que se puede ganar a nivel de clubes: 3 Ligas de Campeones, 6 Ligas, 5 Copas del Rey, 5 Supercopas de España, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de Clubes. A estos títulos hay que sumarles los que ha conseguido con la selección española, donde es continuamente cuestionado por sus chanzas hacia el Real Madrid y por su posicionamiento en el conflicto catalán.

Piqué nunca ha dejado a nadie indiferente. Suele decir lo que piensa, lo que le granjea enemistades. Amigo de las bromas en el vestuario, alterna las travesuras con la autocrítica en momentos necesarios para el equipo, lo que le confiere madera de capitán. Precisamente, este pasado miércoles analizó la derrota ante el Español y valoró los insultos que recibió tanto él como su familia en el campo del equipo blanquiazul. «Yo no soy quien debe tomar cartas en el asunto. Ya sabemos que jugar contra el Español en Cornellá siempre es difícil. Espero que todo esto en el Camp Nou no pase, que no se insulte a nadie ni se tiren cosas al campo», apuntó. Y se refirió a la derrota: «Cuando se pierde siempre se buscan explicaciones pero el equipo ha competido bien. El penalti fallado fue algo que puede pasar y la verdad es que el partido no ha ido por donde queríamos, pero si tengo que escoger una derrota, me quedo con esta».