Regional

El otro estadio San Mamés del fútbol español

Un modesto club onubense, el Aroche CF, comparte el nombre de su campo con el del Athletic

Nuevo San Mamés, el estadio del Aroche CF
Nuevo San Mamés, el estadio del Aroche CF

Siguiendo el curso de una carretera sinuosa y salpicada de curvas, los visitantes llegan a las puertas de Riotinto, donde un cartel da la bienvenida a la «cuna del fútbol español». La presencia inglesa en esta localidad onubense y en pueblos vecinos como Nerva, Campofrío o Zalamea generó el nacimiento de una fuerte afición por este deporte en una cuenca minera que vivió días de esplendor y que ahora lucha con orgullo por su supervivencia. Aquí cuenta con mucho tirón el Recreativo, por supuesto, pero también el Sevilla y el Betis por proximidad geografía. Real Madrid y Barcelona también tienen su cuota de mercado y no es difícil encontrar peñas blancas o azulgranas por la zona. El Athletic Club era, a principios del siglo XX, uno de los conjuntos con más seguidores, pero en las últimas décadas ha perdido músculo entre los habitantes de esta parte de la Sierra de Huelva. A 60 kilómetros de distancia, en la bella localidad serrana de Aroche, San Mamés es cada domingo la gran referencia futbolística. Aquí se levanta el otro estadio de España que lleva el mismo nombre que el del conjunto bilbaíno.

Como en el caso del Athletic, para referirse al campo del Aroche CF, conjunto de la primera andaluza, hay que hablar de nuevo San Mamés. El onubense es el otro equipo del fútbol español cuyo estadio luce este nombre. Aunque en la zona aún queda un reducto de aficionados del conjunto vasco, esta denominación no tiene que nada que ver con la simpatía hacia el club bilbaíno. Este recinto recibe su nombre de una cercana ermita levantada en honor al santo, patrón de Aroche.

Fundado en 1927, el Aroche Club de Fútbol mantiene la ilusión de los habitantes de este pueblo de poco más de 3.000 habitantes. En su peregrinaje por la regional andaluza, comenzó jugando en su primer campo, en el Llano de la Torre, y posteriormente cambió de casa para trasladarse al antiguo San Mamés.

En 2006 se abría una nueva etapa para la entidad onubense ya que regresó al Llano de la Torre para comenzar a disputar sus encuentros en el Nuevo San Mamés. Un estadio modesto que no tiene nada que ver con la moderna instalación de los «leones», pero donde los aficionados del Aroche disfrutan del deporte que más les gusta y empujan a sus futbolistas desde unas gradas donde en invierno es difícil aguantar sentado por el frío.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios