Coutinho al ser sustituido en el partido entre el Liverpool y el Leicester
Coutinho al ser sustituido en el partido entre el Liverpool y el Leicester - AFP
Fútbol

Otro desliz que salpica al Barça

El Liverpool se enfada con Nike al poner a la venta la camiseta azulgrana de Coutinho y podría subir el precio del traspaso

BarcelonaActualizado:

No gana el Barcelona para disgustos, especialmente Ernesto Valverde, que asiste asombrado al ruido que genera el propio entorno del club azulgrana y que minusvalora la excelente trayectoria del equipo sobre el terreno de juego. Si ya tuvo que sobreponerse a fuertes vaivenes como la marcha de Neymar, la imposibilidad de fichar a los jugadores que pretendía como primera opción (Verratti y Coutinho), la grave lesión de Demebélé, tener que jugar un partido con el Camp Nou vacío o la petición de salida de Mascherano, ahora asiste a incendios propios que se empeñan en desestabilizar a un equipo sólido en Liga y Champions.

El último desliz ocurrió la noche del pasado sábado, en plenas negociaciones para incorporar a Philippe Coutinho. La tienda virtual de Nike, que viste al futbolista, al Barcelona y la selección brasileña, adelantó el fichaje del centrocampista, dinamitando la prudencia, cautela y tacto con los que la entidad azulgrana trataba de encauzar la operación para no soliviantar al Liverpool y lograr un traspaso enmarcado en unos parámetros económicos de cierta normalidad.

«Philippe Coutinho está listo para brillar en el Camp Nou. Consigue la equipación 2017/18 del Barcelona con el nombre del mago. Date prisa, la personalización gratuita solo está disponible hasta el 6 de enero», se pudo leer en la tienda oficial on-line de la marca deportiva dejando claro que el futuro inmediato del brasileño estaba en el Camp Nou.

Aunque, Nike retiró inmediatamente la promoción y se avino a pedir disculpas al Liverpool, el enfado del equipo inglés fue monumental y el error de la multinacional americana podría encarecer el producto. Aunque las cifras de las que se hablan rondan los 150 millones de euros, variables incluidas, podrían aumentar considerablemente en un intento del Liverpool de lavar la afrenta. A la teoría del avance indiscreto se suma también la posibilidad de un hackeo que no ha sido confirmado ni desmentido. No obstante, tanto el entorno del futbolista como el propio Barcelona también se han dirigido al club inglés para tratar de calmar a sus propietarios, a pesar de no tener ninguna culpa. La intención de Coutinho y de Bartomeu es la de lograr un acercamiento. De hecho el propio presidente azulgrana tomará personalmente la riendas de las negociaciones para tratar de desbloquearlas.

Coutinho y Klopp se saludan
Coutinho y Klopp se saludan-REUTERS

Jürgen Klopp sigue empeñado en convencer al jugador para que no se mueva de Anfield y cuenta con el beneplácito del Liverpool, que a pesar de haber desembolsado recientemente 85 millones de euros por el central holandés Virgil van Dijk y tener ya fichado al centrocampista Naby Keita por algo más de 50 millones, no tiene urgencias económicas y no necesita vender a Coutinho para equilibrar sus cuentas.

Pistas sobre el futuro

No obstante, el hecho de que el Liverpool atara al centrocampista del Leipzig para la próxima temporada se entiende como una maniobra para sustituir al brasileño. Y esta posibilidad ha tomado cuerpo en las últimas horas, en las que al desliz de Nike se ha sumado la ausencia en la convocatoria del jugador para el encuentro de Año Nuevo en el que el Liverpool visitaba al Burnley. Una presunta y leve lesión en la ingle de la que no existía conocimiento público ha sido el argumento utilizado por Klopp para justificar el descanso del medio brasileño. Ahora todas las miradas están puestas en el partido del próximo 5 de enero, en el que el Liverpool juega ante el Everton en el marco de la FA Cup. Una nueva ausencia sería interpretada como un avance en las negociaciones.

Valverde, resignado

En cualquier caso, el técnico alemán tratará de, como mínimo, retrasar la salida de Coutinho hasta el 30 de junio. El argumento de que no podrá participar en la fase decisiva de la Champions League es uno de los razonamientos que ha utilizado, así como cierto chantaje emocional en que el centrocampista no está dispuesto a sucumbir. En cualquier caso, el transatlántico culé mantiene su rumbo firme y la sala de máquinas trata de mantenerse inalterable pese a algunas decisiones que se toman desde la cabina de mandos. «En el Barça, cada día es una sorpresa», reconoce Valverde. El técnico desvela en Barça TV que los resultados que está obteniendo el equipo «dice mucho de la capacidad de recuperación que hemos tenido para superar las adversidades que nos hemos encontrado».

El técnico ha visto como algunos errores e indiscreciones de años anteriores han tenido continuidad tras su llegada. Algo que no impidió la renovación de Messi pero que ha colocado al Barça en un brete en cuestiones de fichajes. La foto de Arthur posando con la camiseta azulgrana junto a Robert Fernández, la confirmación de Guillermo Amor sobre los contactos entre el club y Griezmann o el avance de la recuperación de Demebélé son algunos de los últimos capítulos que ha sufrido.