La selección española, camopeona olímpica en Barcelona 92
La selección española, camopeona olímpica en Barcelona 92 - ABC
Barcelona 92

La otra cara del oro del fútbol en Barcelona 92

No todos los integrantes de la selección de Barcelona 92 tuvieron la trascendencia de Guardiola, Luis Enrique o Kiko

Actualizado:

El 8 de agosto de 1992 la selección española se colgaba la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Eran otros tiempos y aquella presea era el mayor éxito tras la Eurocopa conquistada en 1964. Entonces era inimaginable que el equipo nacional ganara un Mundial y dos Eurocopas más de forma consecutiva. Aquel equipo era el vivero de futbolistas como Guardiola, Amavisca, Abelardo, Ferrer, Luis Enrique, Kiko, Alfonso, Cañizares o Solozábal. Todos ellos con una larga trayectoria en la selección y en el mundo del fútbol. «Aquella medalla, como dijo Kiko, nos abrió el paso al mundo profesional porque todos estábamos en equipos menores», recuerda Miguel Hernández.

Pero no todos tuvieron la misma suerte ni gozaron de la continuidad en la selección absoluta. La trayectoria de los futbolistas mencionados anteriormente es bien conocida. Por eso, ABC ha querido recordar aquel evento con otros protagonistas con menos trascendencia mediática. Es el caso de Miguel, el defensa del Rayo y del Español, que se remonta a la dura concentración previa. «Estábamos en Cervera de Pisuerga, un parador maravilloso apartado del mundo. Había muy buen ambiente y muy buen grupo».

Jugaban en Valencia

«Al principio parecía una competición más, jugábamos en Valencia y allí no había ambiente olímpico», tercia Gabri Vidal, mediapunta del Mallorca. Paqui Veza, defensor del Tenerife, añade: «Fue muy duro. La gente no es consciente porque no lo vive. No tuvimos vacaciones y sí una gran presión. Además, yo venía de meterme en la UEFA y de una preselección de 40 días previos. Fueron casi dos meses de locura y luego los Juegos en sí».

No obstante, el buen ambiente hizo más llevadera la convivencia y la competición. «El autocar en el que íbamos todos los días parecía una discoteca, botando y con la música alta. Llevábamos loco al chófer. Nuestra canción fue 'El tractor amarillo', de Zapato Veloz», explica David Billabona, jugador del Athletic. Vicente Miera («fue un padre para nosotros», apunta Miguel) introdujo la figura del psicólogo. «Imagínate el cachondeo. Entonces el fútbol era más normal que ahora y no había tantas tonterías. Éramos gente normal», asegura Billabona.

No se quisieron perder la ceremonia inaugural y amenazaron con irse solos a Barcelona. Al final lo consiguieron. «Al pasar por delante de Estados Unidos se rompió el protocolo. Nos habían dicho que no podíamos romper la fila, pero al ver a Magic Johnson, Jordan... Era un equipo conocido a nivel mundial y nosotros no éramos nadie. El fútbol era el deporte rey, pero allí los reyes eran ellos. Nos fuimos a chocarles las manos», recuerda Vidal. Ríe Billabona: «Parecía que íbamos borrachos, todos desperdigados, como si hubiéramos salido del pueblo por primera vez».

Y llegó la competición. Quedaron primeros de grupo por delante de Colombia (4-0), Egipto (2-0) y Qatar (2-0). Eliminaron a Italia en cuartos (1-0), a Ghana en semifinales (2-0) y sufrieron en una final ante Polonia (3-2) en la que Kiko anotó sobre la bocina.

Los jugadores celebran el triunfo en el Camp Nou
Los jugadores celebran el triunfo en el Camp Nou- ABC

Patriotismo irrepetible El Camp Nou, a rebosar de banderas españolas. «Había 120.000 personas, un ambiente increíble, lloramos todos. Soy muy patriota y lo viví muy intensamente. Antes no había lo que hay ahora y se sentían unos colores por encima de todas las cuestiones políticas», apunta Paqui. Billabona sonríe: «Entonces no le di importancia. Soy apolítico y me parecía normal que se apoyara a España, pero siempre he estado al margen de cuestiones políticas. Ahora no creo que se pudiera repetir, sería imposible».