Platini, Villar y Blatter, tres de los beneficiados por los relojes de lujo
Platini, Villar y Blatter, tres de los beneficiados por los relojes de lujo - EFE

Operación SouleVillar repartía arbitrariamente relojes de lujo entre jugadores y directivos

La cúpula de la Federación excluia a futbolistas para satisfacer otros compromisos

MadridActualizado:

Las escuchas y la abundante documentación recopilada por la Fiscalía y la Guardia Civil en la denominada Operación Soule confirman que la Federación Española de Fútbol funcionaba como una red clientelar de compra de voluntades, al frente de la cual Ángel María Villar repartía favores de manera caprichosa. Unas veces se premiaba al presidente de una territorial que era enchufado en un cargo de la UEFA a cambio de su apoyo electoral. En otras ocasiones, el favorecido era el hijo de Villar, cuyas empresas se lucraban con los amistosos de la selección. Y cada vez que había un éxito deportivo, no solo se tenía un detalle con los internacionales, sino que se aprovechaba para agradecer la fidelidad de algunos de los más directos colaboradores del presidente.

Varios documentos que constan en el sumario prueban la forma arbitraria con la que se distribuyeron relojes de lujo cada vez que España se clasificaba para una fase final o ganaba un torneo. La costumbre de tener un detalle con los jugadores nació hace muchos años, pero tomó vuelo en la etapa dorada de la selección nacional. Lo que en un principio era una forma de obsequiar a los futbolistas terminó también beneficiando al propio Villar y a algunos de sus colaboradores.

Selección arbitraria

Un ejemplo paradigmático es el de la clasificación para el Mundial de Brasil de 2014. La Federación terminó comprando 35 relojes de oro, pero ocho de ellos estaban ya comprometidos desde los despachos. Así que hubo que elegir qué 27 futbolistas de los 36 que había convocado Vicente del Bosque durante toda la fase de clasificación recibirían los lujosos IWC Schaffhausen, modelo portugués en oro rosa, valorados en 23.100 euros. La Federación abonó 14.500 euros por cada reloj (en total, 508.200 euros) y el resto lo costeó la joyería Chocrón por un acuerdo de patrocinio.

Según un listado al que ha tenido acceso ABC, los jugadores damnificados que se quedaron sin ese preciado reloj pese a haber participado en la clasificación de España para Brasil 2014 fueron nueve: De Gea, Javi Martínez, Azpilicueta, Soldado, Javi García, Nacho, Michu y Beñat. Es cierto que siete de ellos no gozaron de minutos con Del Bosque. Sin embargo, Soldado y Michu jugaron de titulares en un encuentro cada uno. Soldado fue el autor del único tanto que España marcó a Georgia y que a la postre terminó siendo fundamental para la clasificación. El caso de Soldado contrasta con el de Alberto Moreno, que también disputó un encuentro y que en cambio sí se llevó un reloj. También lució el IWC José Manuel Reina pese a que no llegó a saltar al campo en ninguno de los ocho encuentros de ese ciclo. Fuentes federativas aseguran que eran los capitanes los que elegían no solo el modelo y la joyería proveedora, sino también dónde se realizaba el corte entre los seleccionados, dependiendo del número de minutos disputados o de otras variables como los anuncios publicitarios en los que participaban.

El resto, en los despachos

Los destinatarios del resto de relojes se elegían en los despachos de Las Rozas. Así, tras la consecución de la Eurocopa de 2012, María José Claramunt, directora de la selección española, fue premiada con un Audemars Piguet, modelo Royal Oak Offshore Diver, que actualmente tiene un valor de más de 30.000 euros. El propio Villar fue agraciado con uno de los treinta relojes de la marca Hublot que, a razón de 15.486 euros, adquirió la Federación a Pedro Rodríguez Joyeros. En esta ocasión, habían participado 37 futbolistas a las órdenes de Vicente del Bosque, pero solo recibieron el regalo 29. La deuda contraída por la Federación con la joyería de Gandía elegida por Sergio Ramos provocó varias fricciones en los meses posteriores. Así consta en las escuchas realizadas por la UCO dentro de la Operación Soule. Finalmente, la Federación consiguió abonar los 464.600 euros días antes de que los Villar ingresaran en Soto del Real.