Odriozola, en el partido ante Costa Rica disputado en La Rosaleda
Odriozola, en el partido ante Costa Rica disputado en La Rosaleda - AFP
Selección española

Odriozola, un cohete a 35 kilómetros por hora

El lateral, un enamorado de los caballos, entusiasma en la selección de JUlen Lopetegui

Actualizado:

A Álvaro Odriozola (San Sebastián, 1995) le cambió la cara cuando un entrenador, Iñaki Satrústegui, le colocó por primera vez en la posición de lateral, acostumbrado el muchacho a expresarse en la zona de ataque, cerca del gol. Como todo en su vida, la adaptación fue a una velocidad de vértigo y ahora es uno de los mejores en su posición, tan bueno que ha pasado en unos meses de jugar en el filial de la Real Sociedad a hacerlo en el primer equipo y a ser internacional con la selección de Julen Lopetegui, que está entusiasmado con el chico. «Tiene mentalidad y personalidad. Nos sorprendió su tranquilidad y madurez», apunta el técnico. El sábado, en Málaga, Odriozola fue una flecha por el carril diestro -asistencia del primer gol y un montón de llegadas- y nadie echó de menos a Carvajal, a quien el protagonista de este texto idolatra y con quien compartirá, salvo giro inesperado, la misión de proteger esa banda durante el Mundial. Porque, aunque únicamente lleve dos partidos con la absoluta, Odriozola apunta a Rusia.

Es tan rápido que se le ha llegado a registrar una carrera con un pico de 35 kilómetros por hora, que es una barbaridad. Para hacerse a la idea, Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo y uno de los héroes del joven futbolista vasco, se ponía en el tartán a 43,4, valga el ejemplo para confirmar que, efectivamente, Odriozola es un misil. Parece que lleva toda la vida en la selección, con un desparpajo que asombra al cuerpo técnico y a los jugadores más veteranos.

Se estrenó en Alicante contra Albania, debut por la puerta grande ya que fue titular en un encuentro oficial, dio una asistencia y se cerró el pase al Mundial, y en La Rosaleda, que fue precisamente donde debutó con el primer equipo de la Real en enero de 2017, confirmó la alternativa con un partidazo. Y no hay que olvidar que hace un año se dejaba la piel en los campos de Segunda B, producto de Zubieta y que antes, como casi todos los chavales de San Sebastián y cercanías, se pasó una infinidad de mañanas jugando en la playa de La Concha.

Es, pues, un lateral moderno adaptado a las necesidades de este fútbol, con una incidencia notable en el juego de ataque tanto en la Real (lleva cuatro asistencias en lo que va de Liga) como en el de España (dos pases de gol), guardada ya la camiseta de su debut en su museo particular. Creció siempre con el balón en los pies, corriendo muy rápido, y su otra pasión también tiene que ver con la velocidad. A Odriozola le encantan los caballos y va al hipódromo siempre que puede para ver las carreras. La suya, de momento, está siendo meteórica.

Isco no viajó a Rusia

Ayer se desplazó con la expedición a San Petersburgo para el encuentro amistoso de mañana contra Rusia, una cita en la que no estará Isco. El madridista se fue de La Rosaleda con un fuerte golpe en el muslo y los médicos prefieren que repose. Sin embargo, no parece que peligre su presencia en el derbi del sábado contra el Atlético.