España-Liechtenstein Lopetegui: «Soy muy intenso»

Para esta nueva era, el técnico pide a los chicos que transmitan la pasión que ha percibido. España, que hoy empieza ante Liechtenstein el viaje al Mundial de 2018, necesita que el balón le dé alegrías

Julen Lopetegui, durante la entrevista con ABC
Julen Lopetegui, durante la entrevista con ABC - Óscar de Pozo

España, por pura inercia, se ilusiona ante lo nuevo, extremista el personal siempre que se habla de la selección. Ahora hay entrenador nuevo y la gente busca argumentos para ilusionarse con el equipo, castigado en las últimas grandes citas después de vivir tan feliz en el paraíso. Llega Julen Lopetegui para heredar en buena parte las cosas positivas del pasado, pero con la intención de mejorar y potenciar las virtudes de un grupo que reclama una vuelta de tuerca. El bautismo se saldó con un triunfo de nota en Bélgica, pero lo serio empieza hoy en León, primera etapa del viaje hacia el Mundial de Rusia de 2018. Liechtenstein es el enemigo más débil de un grupo incomodísimo (Italia, Albania, Israel y Macedonia) y Lopetegui se sienta para charlar con ABC de sus primeros días en el cargo.

- Buen triunfo en Bruselas y parece que ya se ha ganado el Mundial 2018

Tenemos cero puntos en la clasificación, y el partido importante se juega en León. El de Bélgica fue un partido atractivo y bonito por la entidad del rival, pero es historia. Nos toca Liechtenstein y sumar los primeros tres puntos de la clasificación para estar en Rusia, que es lo realmente importante

- ¿Qué tal sus primeros días como seleccionador?

- Me siento muy bien, tranquilo, cómodo y feliz. Feliz básicamente por desarrollar la profesión que más me gusta, que es entrenar, y encima puedo entrenar a la selección de España. Es lo que queríamos y estamos encantados

- Muchos futbolistas terminan la carrera y pasan al banquillo, ¿pero se llega a pensar en ser seleccionador del país?

- No exactamente, pero luego se dan situaciones en las que puedes llegar a pensarlo. Uno se imagina entrenando y, como dice Simeone, te fijas en el partido a partido, no da para pensar más allá. El mundo del entrenador ha sido así y seguirá siendo así siempre. Has de trabajar ilusionado estés donde estés y responsabilizado. Obviamente, ahora estamos encantados y con mucha ilusión por estar en la selección de España.

- ¿Tanto cuesta cambiar el chip del día a día de un club al trabajo de selección?

- Hombre, es diferente. Yo conocía un poco el trabajo de seleccionador (estuvo en las inferiores de España), pero sí es diferente y te adaptas, te tienes que adaptar.

- ¿Usted tenía este espíritu de entrenar y mandar cuando actuaba como portero?

- No sé si lo tenía. Es verdad que soy muy curioso. Soy muy intenso. Siempre me ha gustado mucho saber por qué se hacen las cosas, tengo la inquietud de aprender. No recuerdo muy bien, de todos modos, cómo era cuando jugaba.

¿Se le ha olvidado esa etapa?

No es que la haya olvidado, pero a veces me cuesta pensar cuando era jugador. Se vive con tanta intensidad que a veces te cuesta guardar recuerdos y momentos. Obviamente he sido jugador y he tenido mis vivencias, fue una etapa maravillosa.

- ¿Recuerda alguna etapa con más concreción o intensidad?

- Muchas, muchísimas. Estuve 17 años como profesional y disfruté de muchas vivencias. Agradables y menos agradables, de las cuales aprendí mucho más, sin duda.

- Y más siendo portero.

- Sí, pero no solo eso. Son 17 años, con muchas lesiones, alguna de ellas muy grave. Es el propio crecimiento personal que uno va teniendo también en la vida, y lógicamente el futbolista no está exento.

- ¿Qué tipo de jefe es?

A mí no me gusta definirme a mí mismo, sería incapaz. Trato de ser consecuente con lo que pienso y con lo que trato de hacer.

- ¿Es mandón?

- Tomo decisiones.

- Pablo Sanz, su segundo, decía que no mandaba, pero que se hacía lo que usted decía.

- Tomo decisiones, pero en base a escuchar y a contemplar otras opiniones.

- ¿Sin gritos?

- Sí, claro que sí, sin gritos.

- ¿Qué España se ha encontrado?

- Pues a unos jugadores con una actitud fantástica. Una predisposición extraordinaria para todo. Lógicamente, nos hace estar muy contentos. Han transmitido en su primer partido. En cada entrenamiento hemos percibido una actitud muy buena, con lo cual estoy encantado. Solo tengo palabras de elogio y de agradecimiento sabiendo que llevamos el tiempo que llevamos.

- ¿Fuera del grupo qué percibe? ¿Nota desapego?

- No, sinceramente no. Notas que la exposición es muy grande ante todo lo que se hace o se dice. La gente está pendiente de la selección y es normal, la gente tiene ganas de ilusionarse. Y nosotros vamos a tratar de que esa gente se ilusione de verdad, vamos a tratar de dar alegrías sabiendo que ha habido una etapa increíble, una de las mejores de la historia del fútbol español e incluso del fútbol mundial. Pero creo que entrar en comparaciones no es ni bueno ni justo para nadie. Dicho esto, creemos en lo que tenemos y vamos a pelear porque esa ilusión tenga cara y ojos.

- Siempre se dice que lo difícil es ganar después de ganar.

- Sin duda. Hay que valorar lo que la selección ha hecho, es extraordinario. Es verdad que los tres últimos campeonatos no han salido como hubiéramos querido, pero hay pequeños detalles que hacen que las cosas se analicen de una manera o de otra. El fútbol de eliminatorias es así de duro y así de cruel y por pequeños detalles te quedas fuera o llegas al Olimpo.

- ¿Qué se puede esperar o exigir de esta generación que usted conoce tan bien y que ganó tanto en las inferiores?

- No es cuestión de exigir. Lo que queremos es que sean capaces de interpretar el fútbol que tienen dentro, que sean capaces de emocionarse vistiendo la camiseta de la selección. Y que transmitan esa pasión. Además, queremos ser lo más parecido a un equipo, al margen de las individualidades y de la personalidad de cada uno.

- ¿Ha notado entusiasmo, entonces?

- Sí. Sí, sí, lo he percibido. He visto a la gente muy bien, muy contenta y predispuesta. Los que han jugado o los que han jugado menos quieren estar aquí. Pero no estamos ni en el inicio del camino, aún no hemos jugado ningún partido de la fase de clasificación. Lo realmente importante empieza ahora en León.

- ¿Ha visto rápido a los líderes de este grupo?

- Sí, se les ve rápido. Se ve quién tiene más capacidad de liderazgo, pero hay muchas maneras de liderar. Hay liderazgos silenciosos, hay otros más gestuales, otros por hechos... Afortunadamente, de los grandes jugadores aquí todos tienen madera de líderes.

- Dijo que De Gea es el portero titular. Usted ha sido portero. ¿Es bueno dejarlo tan claro?

- No sé si es bueno o no, pero lo dije así y entendí que tenía que decirlo. Pero también es buena la reacción de Pepe, Adrián o el que pueda venir en algún momento de cuestionar esa decisión y apretar.

- ¿Cómo ve a De Gea?

- Es un chico que tiene una gran trayectoria fuera de toda duda. Desde muy joven ha asumido porterías muy importantes y ahora está en una de las mejores de Europa y del mundo, la del Manchester United.

- ¿Asume que se le preguntará muchas veces por Íker Casillas?

- Asumo que se me preguntará por todo porque es mi obligación. No me molesta que se me pregunte por cualquier cosa, pero yo tengo una serie de prioridades y ahora mismo mi prioridad es el partido con Liechtenstein.

- Pues la pregunta es sobre Casillas. Dijo ser su amigo cuando explicó la charla que tuvieron en Oporto. ¿Le da pena que se entierre la figura de alguien que ha sido tanto?

- No sé a quién se puede referir, aquí no hay ningún entierro de nadie. Íker está jugando en el Oporto, un club de máxima exigencia de Europa, y está jugando la Champions. Aquí no hay entierro de nadie.

- ¿Hay déficit de porteros?

- Está claro que ha habido generaciones de porteros de primerísimo nivel, pero creo que hay muy buenos porteros en España. Los que están aquí lo son y otros muchos que no han venido también. Nosotros estaremos atentos a esa calidad. Decía antes que no es justo comparar etapas ni a los jugadores. Lo que hay que hacer es valorar lo que tenemos y creer en ello.

- ¿Le gusta la rabia que expresa Diego Costa?

- A mí me encanta la rabia que tuvo Diego Costa y su actitud en el partido de Bélgica y ese carácter competitivo que tiene. Esa agresividad ofensiva a nivel deportivo que tiene. Nos gusta y nos queremos aprovechar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios