Primera división

La Liga más barata del siglo XXI

Quince puntos le bastan al Atlético para capitanear una Liga muy competida y que está marcada por los continuos tropiezos de Real Madrid y Barcelona

Cristiano, lamentándose de una ocasión marrada en el Real Madrid-Éibar
Cristiano, lamentándose de una ocasión marrada en el Real Madrid-Éibar - AFP

Por suerte, tanto para la repercusión de la competición como para la emoción en las gradas y frente al televisor, las ligas de los cien puntos pasaron a mejor vida. Aquellos dos campeonatos, a principios de la actual década (2011 y 2012), que ganaron Real Madrid y Barcelona de manera consecutiva acumulando tres dígitos en su casillero, es casi imposible que se vuelvan a repetir. La Liga española ha evolucionado en los últimos años hacia un torneo más parejo, sobre todo gracias al salto de calidad del Atlético, el único equipo capaz de romper la hegemonía azulgrana y blanca en los últimos ochos campeonatos. Suya fue la Liga en 2014.

Pero no solo el club colchonero ha experimentado un notable crecimiento que le ha devuelto a la nobleza española, y europea. Equipos como Sevilla, Villarreal o Athletic llevan varias temporadas recogiendo el fruto del trabajo bien hecho. Clubes ordenados económicamente, sin derroches ni caprichos, jerarquizados por una estructura deportiva de elevada calidad y un patrón de juego dominante desde benjamines hasta el primer equipo. No es casual que el trofeo de la Europa League lleve grabado el nombre del Sevilla en las últimas tres campañas, ni que el Athletic haya ganado una Supercopa de España y jugado dos finales de Copa del Rey, o que el Villarreal pelee temporada tras temporadas por meterse en Champions. Para beneficio del espectáculo, la competitividad en la Liga empieza a retrotraernos a una época que ya parecía olvidada.

Mallorca y Madrid

Solos dos veces en la historia de la Liga de los tres puntos, cuyo inicio data de la temporada 1995-96, un equipo lideraba la tabla en la jornada 7 con solo quince puntos. En el siglo pasado, ocurrió en la campaña 1998-1999, con el Mallorca de Héctor Cúper. En esta centuria, en la 2005-2006 con el Real Madrid de Vanderlei Luxemburgo. En ninguno de los dos casos acabaron ganando el título, que fue a parar a manos del Barcelona.

Ahora, la historia se repite. En la Liga más igualada que se recuerda en mucho tiempo, se ha llegado a la jornada séptima con Atlético y Real Madrid compartiendo liderato (quince puntos), uno por encima del Sevilla (14), dos sobre Barcelona y Villarreal (13) y tres de distancia respecto al Athletic (12).

Pero no es solo una cuestión de números, también de sensaciones. Alavés, Leganes, Éibar y Las Palmas, equipos cuyo objetivo es mantenerse en Primera, ya le han robado puntos a los tres grandes favoritos, y con merecimiento. A diferencia de temporadas aún en la retina de los aficionados, la Liga ya no es un paseo para nadie. Ni siquiera cuando se juega en casa propia. De ahí que estemos viviendo una puntuación de otra época.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios