Villar y Subies, tras ser reelegido este como presidente de la Federación Catalana
Villar y Subies, tras ser reelegido este como presidente de la Federación Catalana - FCF
Caso Soule

El juez investiga a la Federación Catalana por desviar 2,6 millones

Pedraz requirió a la territorial para que explicase por qué se detrajeron fondos de la Mutualidad de Futbolistas entre 2011 y 2015

Actualizado:

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, investiga el desvío de 2,6 millones de euros desde las cuentas de la Mutualidad de Futbolistas (Mupresfe) a la Federación Catalana de Fútbol. Según consta en el sumario de la Operación Soule, que indaga las presuntas actividades corruptas durante el mandato de Ángel María Villar al frente de la Federación Española de Fútbol, la territorial catalana habría desviado ingentes cantidades de dinero en los ejercicios de 2011, 2012, 2014 y 2015.

ABC ha tenido acceso al requerimiento judicial dirigido por Pedraz al responsable de la sede de Barcelona de la Mutualidad para que la Guardia Civil recopilase la documentación fiscal, contable, laboral y mercantil que justifique el abono de, al menos 2.600.000 euros. Pedraz también pidió que la Mupresfe entregase «las autorizaciones (si las hubiere) por parte del Consejo de Administración de la Mupresfe para dichos abonos».

Incautación de la Guardia Civil

Según ha podido saber este diario, la Guardia Civil se personó el pasado 20 de julio en la sede de Mupresfe, en la Ronda de Sant Pere de Barcelona, para incautarse de estos documentos. Desde la FCF aseguran que esos 2,6 millones de euros corresponden a las obras de remodelación de la sede central de la territorial, en la calle Sicilia, y de las diferentes sedes catalanas. El pasado 9 de mayo de 2016 se celebró por todo lo alto la remodelación de la sede central. El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y el vicepresidente del Español, Carles Garcia-Pont, asistieron al acto.

La Mupresfe, creada por la Federación en el año 1948, es la mutua encargada de dar asistencia médica al fútbol no profesional. En ella se tienen que dar de alta todos los jugadores españoles, desde prebenjamines hasta las categorías de adultos, en previsión de que sufran una lesión durante la práctica deportiva. Aunque todas las delegaciones de la Mutualidad dependen de la matriz y por lo tanto de la Federación Española, cada territorial funciona en la práctica de forma autónoma. De hecho, las cuotas varían dependiendo de cada región, aunque lo normal es que un alevín no pague menos de 30 euros y un futbolista de Segunda B no más de 600 euros al año. En total, la Mupresfe manejaría en toda España unos 50 millones de euros cada año.

La autonomía de cada territorial y la casi total ausencia de supervisión sobre las cuentas de la Mupresfe ha propiciado que muchos dirigentes territoriales acudieran a la caja de la mutualidad para cubrir los agujeros de su federación o para premiar a personas de la red clientelar. De hecho, en el mismo requerimiento judicial, el juez Pedraz también solicita que se justifique el pago de 771.463 euros por parte de la Mutualidad a la empresa Tastavins S.L., propiedad del exdirectivo de la Federación Catalana José Contreras.

Obras infladas

Según consta en el sumario de la Operación Soule, Tastavins ganó un concurso de obras de la Federación Catalana de Fútbol, cuyo coste terminó siendo muy superior a lo que inicialmente se presupuestó. En el informe de la Guardia Civil se afirma que «dichas obras habrían sido financiadas en un 90 por ciento por la RFEF, presidida por Ángel María Villar, íntimo amigo del Sr. Contreras». «Además de esta relación de amistad entre ambos dirigentes, se observa una relación comercial entre la sociedad Tastavins S.L. propiedad del Sr. Contreras y la Mupresfe presidida por el Sr. Ángel María Villar Llona», se afirma en la pieza separada del sumario de la Operación Soule. Los investigadores observaron que la Mutualidad pagó a Tastavins S.L. 595.000 euros en el año 2013 y 176.463 en 2014, sumando un importe total de 771.463,62 euros, y dicen desconocer «el servicio prestado o el trabajo realizado por dicha sociedad a la Mutualidad para recibir este importe tan elevado».

ABC se puso en contacto con la mutualidad catalana, que asegura que esta cantidad está totalmente justificada por las obras llevadas a cabo en la sede central de Barcelona. Desde Mupresfe se insiste en el calado de las obras para justificar tan elevado importe. La remodelación cubre 1.000 metros cuadrados y desde la inauguración, en 1983, no se había efectuado ninguna reforma.