Inglaterra-España Españoles en Londres como en su propia casa

La selección actúa hoy en Wembley con siete futbolistas que actúan en la Premier, ahora el destino preferido cuando antes nadie se atrevía a ir. Hay 40 jugadores nacionales en total

Los jugadores de la selección, en Wembley - AFP

La globalización del fútbol también salpicó hace una década a España, extendida ya la tendencia de salir de las fronteras para buscar un futuro mejor. Al futbolista nacional, tan de casa, tan de su gente, se le empezó a tantear desde otros países una vez se aprobó en Europa el cambio de la normativa en relación a los extranjeros, y ahora abundan por las ligas más poderosas del planeta, siendo la selección una buena muestra de esa evolución. De los 25 nombres que Julen Lopetegui mencionó en su lista, hay 11 que ejercen su trabajo fuera de España (12 con Diego Costa, que se retiró por problemas físicos), y siete de ellos están en la Premier, destino preferido en estos tiempos. Hoy, en el esplendoroso Wembley, se sentirán como en casa (21 horas, La 1 y ABC.es).

Todo aquel que coge el petate, resuelve el dilema con la misma respuesta. «Recomendaría a mis compañeros que al menos jugaran una temporada en la Premier, que vivan lo que es el fútbol inglés. Es diferente a todo, es muy especial», argumentaba Juan Mata hace un año a ABC. «La pasión es insuperable, y la manera en la que los aficionados lo viven y entienden el fútbol también. ¡Y la pureza! Sobre todo la pureza. Es lo que hace esa liga diferente», completaba. Se fue al Chelsea en 2011 y ahora milita en el Manchester United, casi un británico más.

Reina, ahora en el Nápoles después de pasar por el Bayern de Múnich, vivió sus años más felices en Liverpool (2005 a 2013), queridísimo en Anfield después de casi 400 tardes defendiendo la cueva de uno de los grandes de Europa. «De todos los países se sacan cosas. Hace tiempo que digo a los chavales que hay que salir. A los futbolistas españoles se nos ha valorado más fuera que en nuestro país. En Inglaterra viví los mejores momentos de mi carrera, es donde más futbolista me he sentido», reflexiona el portero.

Este verano, el Manchester City se rascó el bolsillo para fichar a Nolito, que abandonó Vigo para trabajar con Guardiola. «Ahí te tratan muy bien, cuidan al jugador. Llevo una vida tranquila en el centro de la ciudad y mi familia se está adaptando. Lo único, de momento, es el inglés. Pedir agua y poco más», bromea el atacante, que también antes estuvo en Portugal jugando para el Benfica. «En Gran Bretaña lo viven, es especial jugar en cada campo», confiesa.

En Inglaterra dan un valor tremendo al fútbol de selecciones y la gente está volcada con la cita de hoy en Wembley, pues el amistoso es algo más. En parte, por la etiqueta de España y también por sus futbolistas, cada día más frecuente verles en los «highlights» de la jornada de turno. De hecho, hay 40 jugadores españoles en la máxima competición y también abundan en lo equivalente a la Segunda o Segunda B.

Nayim, el pionero

El sitio de moda fue, no hace tanto, un destino casi prohibido. España no exportaba apenas jugadores, y si salían se iban a Italia, como hicieron Luis Suárez, Joaquín Peiró o Luis del Sol en la década de los sesenta, con el fútbol en blanco y negro y sin que apenas tuviera repercusión lo que pasaba en otras ligas. Inglaterra estaba por conquistar y fue Mohamed Alí Amar el primero en poner la bandera. El nombre no suena escrito así, pero si se le presenta como Nayim la cosa cambia.

«El español está muy bien considerado en Inglaterra; primero por su calidad técnica y táctica, y también gracias a los últimos éxitos de la selección», indica el ceutí, que estuvo en el Tottenham de 1988 a 1993. Luego, en el Zaragoza, tuvo aquel momento para la eternidad con su gol al Arsenal en la final de la Recopa de 1995. «La Premier es una liga muy competitiva, el ambiente en los partidos es espectacular, las aficiones son muy leales a sus clubes y el jugador se siente arropado en todo momento, tanto en casa como fuera», decía hace poco en una charla. Se fue por probar ya que en el Barcelona no iba a tener protagonismo y aceptó el consejo de Terry Venables, entonces entrenador azulgrana. «Me comentó la posibilidad de jugar en un equipo importante de una de las mejores ligas del mundo y no lo dudé. Me fui a la aventura, pero salió todo bien y al final estuve cinco años».

De Gea, Monreal, Azpilicueta, Silva, Nolito, Ander Herrera y Mata son los siete que ayer se sentían en Londres como en casa, sin la necesidad de tomar un avión de vuelta esta noche después del partido. «Nos hemos quitado ese miedo. Creo que hay tres razones. La primera, por el reconocimiento mundial que se ha ganado la selección española en estos últimos años, los clubes se fijan más en nosotros. La segunda, porque hasta hace unos años era muy difícil conseguir títulos si no jugabas en el Madrid o en el Barça. Y eso se ha igualado. Y la tercera, por el dinero», desvela Mata. Desde Wembley, Azpilicueta transmitió la pasión que se respira en ese escenario. «Nos costaba salir fuera. Y ahora aquí buscan dar un salto de calidad contratando a españoles».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios