Guijuelo-Atlético El Atlético resucita un templo del fútbol español

La visita del club rojiblanco en Copa del Rey ha obligado al Guijuelo a trasladarse al Helmántico, que llevaba varios años sin fútbol de primer nivel tras la desaparición de la Unión Deportiva Salamanca

Una imagen del estadio salmantino, listo para recibir al Atlético
Una imagen del estadio salmantino, listo para recibir al Atlético - EFE

Hace ya tres años que la llama de la Unión Deportiva Salamanca se extinguió, aunque su espíritu sigue vivo en el corazón de sus seguidores. Tres años sin fútbol de elite en el Helmántico, el vetusto coliseo que albergó sus partidos durante casi 50 años y que mañana volverá a lucir orgulloso para recibir al Atlético de Madrid.

Enfrente no estará la Unión, desaparecida en 2013, sino el Guijuelo. El club salmantino, cuyo estadio apenas tiene capacidad para 1.500 espectadores, decidió trasladarse a la capital para recibir al Atlético en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey.

La decisión ha obligado a engalanar de nuevo el estadio, casi abandonado desde el adiós de la UDS. Un templo del fútbol español que volverá a lucir con fútbol de primera categoría después de tres años albergando los partidos del Salmantino, club de la regional de Castilla y León.

En su medio siglo de vida, el Helmántico ha visto pasar por su césped a grandes jugadores. Días para el recuerdo como aquel encuentro en el que Vieri marcó cuatro goles para el Atlético, pero en el que los rojiblancos terminaron perdiendo 5-4 o la cacareada noche de Reyes en la que el Barcelona cedió ante el Salamanca después de ir ganando 1-3 en la segunda mitad.

El duelo del miércoles quiere ser un epílogo dorado a la historia del estadio, a la espera de que el grupo mexicano que lo compró tras la liquidación del club decida qué hará con él. Así lo desean, al menos, los jugadores del Guijuelo, confiados en hacer historia ante el todopoderoso conjunto de Simeone. «Es el partido de la ilusión», reconocen.

La ciudad se ha volcado con la eliminatoria. En el Helmántico no habrá solo seguidores del Guijuelo. Con las entradas, casi agotadas ya, se prevé un gran ambiente en las gradas, donde ya no habrá bufandas blanquinegras, sino verdes, el color del Guijuelo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios