Germán Retuerta (izq.) posa con la camiseta del CD Guadalajara en 2010
Germán Retuerta (izq.) posa con la camiseta del CD Guadalajara en 2010 - ABC

Fútbol modestoEl SOS de un club en ruina

La afición del Guadalajara se moviliza ante la preocupante situación de su equipo, que puede desaparecer tras 71 años de historia

Actualizado:

Con 71 años de historia, el Club Deportivo Guadalajara se enfrenta a una de las mayores crisis desde su nacimiento. Tras haber jugado en la Segunda división hace apenas unos años, actualmente milita en Tercera y atraviesa una preocupante situación económica. Tanto es así que la afición del equipo alcarreño se ha unido como nunca para salvar al club, intentando contribuir a sacarlo del pozo sin fondo al que parece condenado.

No hay que retroceder mucho en el tiempo para encontrar el último partido del CD Guadalajara en la división de plata. Fue en la temporada 2012-13, en la que era su segunda campaña en la categoría tras un gran debut en la misma. Aquel año, el club alcarreño se había marcado como objetivo jugar los playoff de ascenso a Primera división y se llevó a cabo una importante remodelación de la plantilla en el verano de 2012. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y el equipo tardó bastante en despegar. Llegó el mes de febrero y, con él, la noticia que marcaría el futuro de la entidad: la LFP acusó al club de irregularidades en la ampliación de capital que había tenido lugar el verano anterior. Por ello, se decidió abrir un expediente administrativo y presentar una querella contra el presidente, Germán Retuerta.

Aunque aquella temporada la plantilla logró la permanencia en las últimas jornadas del campeonato, el proceso administrativo no se detuvo. La LFP calificó como «muy graves» los hechos y decretó el descenso de categoría del CD Guadalajara. El club permanecería en Segunda división B tres temporadas, descendiendo finalmente hace dos campañas, en 2016, a Tercera. Pese a que desde entonces el equipo ha luchado por el ascenso, los problemas económicos no han desaparecido y, actualmente, la entidad se encuentra al borde del abismo.

El pasado diciembre, Carlos Pérez Salvachúa, exentrenador, y Jorge Martín, excapitán, denunciaron al CD Guadalajara, solicitando formalmente el concurso de acreedores para la entidad. El 16 de enero de 2018, Pedro Martín Molina, experto en restructuración y refinanciación de empresas, se hizo cargo oficialmente del CD Guadalajara. Germán Retuerta fue relegado de sus obligaciones al frente de la entidad, si bien sí que continúa como accionista de la misma. Los jugadores y trabajadores del club, que llevaban meses sin cobrar, comienzan ahora a recibir su salario mientras la entidad está inmersa en la búsqueda de patrocinadores que puedan salvarla.

La afición, mientras tanto, se vuelca con su equipo. La pasada noche del lunes lograron colar entre los TT de Twitter en España el hashtag #SOSDeporGuada, una llamada de auxilio en favor del club. Sin embargo, la situación es tan crítica que la salvación del CD Guadalajara no está asegurada. Pedro Martín Molina ha asegurado a «SER Guadalajara» estar «poniendo todo el empeño» en lograr la viabilidad de la entidad. Por otra parte, Javier Martínez Atienza, adjunto del administrador concursal, explicó en la misma cadena que no podía asegurar «que el Guadalajara pueda acabar la temporada».

El rendimiento deportivo puede terminar siendo la tabla de salvación, ya que un ascenso a Segunda B podría facilitar el camino a la supervivencia del club. El compromiso de la plantilla no se ha visto alterado y el mismo Pedro Martín destacó que los jugadores se han comprometido a «luchar hasta el final», pese a haber declarado en más de una ocasión sentirse «engañados» por la directiva. Siendo esta la difícil situación del equipo alcarreño, los próximos meses se antojan determinantes para el futuro de un Deportivo Guadalajara que se resiste a desaparecer.