Albania-España España, ganar o sufrir

La selección debe vencer en Shkodër a un rival peligroso para no tener que ir a remolque en esta fase de clasificación para el Mundial

Los jugadores de España, durante el entrenamiento previo al partido
Los jugadores de España, durante el entrenamiento previo al partido - EFE

Para hacer bueno el empate de Turín, a la selección española no le queda otra que ganar este domingo a Albania, expuesto el equipo de Lopetegui a una cita mucho más importante de lo que parece. Desde hace ya un tiempo, Albania ha dejado de ser una comparsa en estas fases y ahora compite contra cualquiera, tanto que estuvo en la Eurocopa y lo hizo bastante bien dentro de sus posibilidades. Albania, de hecho, es líder de este grupo con pleno de triunfos y todo lo que no sea ganar sería un engorro para España. Solo hay un camino (20.45, La 1 y ABC.es).

La selección aprobó con nota en Italia, aunque le faltó rematar a un rival que siempre pelea hasta el final. Con todo, se recuperó la presión, la pelota volvió a volar y los jugadores de peso se pusieron a crear en la zona de influencia. El único pero es que ese dominio no se reflejó ni en ocasiones ni en goles, pues el tanto de Vitolo llegó, además, después de una cantada tremenda de Buffon.

Aunque Lopetegui niegue la mayor, la realidad es que a España le falta gol, esté quien esté en el banquillo. Ante este escenario, y después de que Diego Costa volviera a las andadas en Turín con su versión más gris y enfrascado en mil peleas y torpezas que casi le cuestan la expulsión, todo apunta a que Álvaro Morata será este domingo el delantero titular. Sus números con España no son del todo malos y necesita tardes importantes para reivindicar el «9» que lleva dentro.

Se intuye que habrá algún que otro cambio. Es obligado el del lateral izquierdo ya que Jordi Alba está lesionado (Nacho parece con más opciones que Monreal), y en el flanco opuesto seguirá Carvajal salvo que Sergi Roberto evolucione de sus molestias, aunque parece poco probable. Por lo demás, falta por ver quién está en el centro del campo y en la zona de ataque. Hay muchas opciones.

Hay previsión de lluvia para la hora del partido, algo que puede alterar la cita y complicar el estado del césped de Shkodër. Según lo visto, el campo no está tan mal como se decía y no vale como excusa para la selección, que tiene un examen muy exigente. Albania es más de lo que la gente se puede imaginar.

De hecho, desde que en 2011 llegó Gianni de Biasi, el equipo ha evolucionado hasta ser lo que es hoy. Los futbolistas albaneses corren sin parar y tienen momentos de lucidez, aunque también es cierto que desconectan en alguna fase del partido. Para llegar a Rusia, es imperativo ganar aquí. De lo contrario, tocará sufrir, y mucho.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios