España-AlbaniaLa reválida de Lopetegui

El seleccionador supera con éxito el primer gran objetivo tras el fin de la era Del Bosque: «He vivido un alo intenso»

Actualizado:

La selección culminó en Alicante el trabajo a un año largo, tiempo transcurrido desde la llegada de Julen Lopetegui al banquillo español tras el fin de la era Del Bosque. El entrenador vasco ha pasado con nota esta primera revalida que prometía ser angustiosa desde que los bombos emparejaran a la selección con Italia en un grupo donde solo una de las dos escuadras tendría derecho a la clasificación directa. Un mano a mano terrible entre dos gallos europeos que ayer quedó decantado tras la victoria de España y el empate de Italia con Macedonia, resultados que certifican, ya por completo, la clasificación de España. «He vivido este año con mucha intensidad, han ocurrido muchas cosas», afirmó Lopetegui, quien agradeció el trabajo de los jugadores: «Ellos han sido los artífices de la clasificación con su mentalidad, su compromiso, su ilusión y su generosidad».

El vasco, que admitió haber «bailado y cantado» en el vestuario tras confirmar el pase a Rusia, ha cubierto un expediente casi perfecto. Debutó en partido oficial ante Liechtenstein en León (días antes había ganado en el primer amistoso, 0-2 ante Bélgica), y el 8-0 de aquel día fue su mejor carta de presentación. Justo después se jugó el Italia-España en Turín, un partido que acabó en empate y que obligó a ambas selecciones a una carrera de fondo que no admitió errores hasta que se volvieron a cruzar, esta vez en el Bernabéu. Ese partido es, hasta ahora, el momento cumbre de la etapa con Lopetegui en el banquillo, un 3-0 contundente que encarrilaba la clasificación sellada ayer.

A falta del ya intrascendente partido ante Israel, la selección ha logrado en esta fase previa un extraordinario registro: 8 victorias y un empate con 35 goles anotados y solo 3 recibidos. Costa, Morata, David Silva e Isco, con cinco tantos, encabezan la lista de goleadores.