FC Barcelona

El empresario gallego que quiere dar caza a Neymar

José Domingo Barral nació en Pontevedra, emigró a Brasil con dos años, no habla español y se ha querellado por estafa contra el futbolista

El empresario gallego que quiere dar caza a Neymar

Las cuitas judiciales de Neymar y que tantos desvelos han causado al Barcelona y a Hacienda tienen su origen en Pontevedra. Allí nació en la posguerra española José Domingo Barral Amoedo, el hombre que persigue con brazo firme al crack del Barça desde hace cinco años. «Neymar nos traicionó», repitió ayer unas cuantas veces el empresario durante el transcurso de una rueda de prensa que tuvo lugar en el hotel Hesperia de Madrid, un alojamiento que ha utilizado durante muchos años el club azulgrana en sus visitas a la capital.

José Domingo Barral se convirtió en emigrante a los dos años de vida. Casi sin conocer su Pontevedra natal, se marchó con sus padres al norte de Brasil, a la región de Bahía, donde se educó y vivió hasta que su periplo laboral lo trasladó hasta la impresionante mole que es Sao Paulo, más de veinte millones de habitantes, coches y más coches, avenidas y más avenidas en una ciudad inabarcable.

«Perdonen que no hable el español pese a haber nacido en Galicia», se disculpó ante la sala a modo de presentación mientras su abogado brasileño Paulo Nasser traducía sus palabras al idioma de Cervantes. Y para corroborar su cuna, el empresario brasileño mostró un pasaporte español con el sello de la Comunidad Económica Europea.

Habló poco, pero al emigrante gallego se le entendió todo. «El interés del grupo Sonda no es económico. Pedimos justicia». Graduado en administración de empresas, Barral ha trabajado en Brasil en diferentes corporaciones, hasta que accedió al grupo Sonda, una cadena de supermercados que, en una de sus vertientes estratégicas, posee un brazo dedicado a la promoción de deportes y eventos (DIS), centrada sobre todo en el fútbol. «A todos los brasileños les gusta mucho el fútbol», comenta a ABC.

José Domingo Barral es el presidente de Sonda, un ejecutivo que trabaja de la mano de Delcir Sonda, el dueño de la compañía. «Somos la décima marca de supermercados. Eso, en un país como Brasil, es mucho», explica.

DIS y Sonda comenzaron a trabajar con Neymar en 2009. Según el grupo, realizaron «la más grande inversión que nunca se había hecho en Brasil por un futbolista que ni siquiera había vestido la camiseta del Santos». El director ejecutivo de DIS, Roberto Moreno, cuenta que «pusimos todos los medios para que Neymar fuera un gran atleta. Lo consiguió por su gran capacidad técnica y por nuestra inversión financiera. Pero Neymar y su familia nos traicionaron».

Barral acusó al crack del Barcelona de falta de ética. «Cuando Neymar jugó con el Santos contra el Barça en el Mundialito de 2011, ya había recibido una señal de 10 millones de euros por no fichar por ningún otro club».

El presidente de la compañía de supermercados intervino para aclarar que DIS «no es un fondo de inversión», en contra de la consideración de la Fiscalía española. «Es como Mercadona y la familia Roig. Les gusta el mundo del deporte y han invertido en diversas especialidades».

Entablado el litigio en los tribunales, Barral no tiene contacto con Neymar, según dice. «Ningún contacto con la otra parte. Nada. Lo único que tengo que decir es que en España y en Brasil cuando se firma un contrato, hay que cumplirlo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios