FC Barcelona

Dembelé, un millón por cada dos minutos

El jugador francés, que costó 145 millones el pasado verano, se lesiona otra vez y será baja un mes

Actualizado:

Arriesgó el Barcelona cuando se fijó como prioridad el fichaje de Ousmane Dembélé sin tener en cuenta el precio de salida del Borussia Dortmund. La decisión desde la parcela deportiva era impecable pero totalmente cuestionable desde la viabilidad económica. Es cierto que la salida de Neymar provocó una inflación del mercado, pero los 145 millones que desembolsó el club catalán por un jugador demasiado tierno aún, han convertido la apuesta de futuro en nulo rendimiento inmediato. Cada 1,8 minutos (ha jugado 263) le cuesta un millón al Barça.

La habitual incertidumbre que se experimenta al comprar un melón sin abrir se ha tornado en temor por la fragilidad física que ha mostrado el francés. Apenas recuperado de la lesión en el muslo que le obligó a pasar por el quirófano, y que le ha tenido tres meses y medio de baja, ha vuelto a romperse tras participar algunos minutos en los cuatro últimos partidos. Ha encendido todas las alarmas. Y es que la primera lesión se entendió como infortunio pero la nueva rotura convierte la casualidad en preocupación. Tras 25 minutos ante la Real Sociedad notó molestias y se sometió a unas pruebas médicas que confirmaron una rotura fibrilar del semitendinoso de la pierna izquierda, sin afectación de la cirugía del bíceps femoral.

Cuatro partidos de Liga

El tiempo estimado de baja será entre tres y cuatro semanas, lo que le lleva a perderse los cuatro próximos partidos de Liga (Betis, Alavés, Español y Getafe), los cuartos de final de la Copa ante el Español y unas hipotéticas semifinales. El objetivo de los servicios médicos es que llegue plenamente recuperado al partido de Champions ante el Chelsea, que se juega el 20 de febrero en Londres. En el club creen que una de las causas podría deberse a la nula pretemporada realizada por el francés, que se negó a entrenar con el Dortmund para forzar su traspaso.

No deja de ser curioso que la enfermería del Barcelona tenga entre sus huéspedes a los dos jugadores más caros de su historia: Dembélé y Coutinho. No hay que olvidar que el brasileño, por el que el club pagó 160 millones de euros al Liverpool esta pasada semana, llego con molestias en el muslo derecho también deberá estar algo más de dos semanas de baja.

No obstante, el jugador que más preocupa es Dembélé, aunque el hecho que la rotura fibrilar no haya afectado a la cicatriz de su operación es una buena señal, ya que descarta una recaída que en este tipo de dolencias es muy peligrosa. El extremo galo solo ha podido participar en siete partidos esta temporada y ninguno de ellos de forma completa. La acumulación de problemas musculares, a pesar de su juventud, ha acrecentado el temor de que puedan revivirse casos recientes como los de Vermaelen, Rafinha o Thiago, que no han tenido continuidad por las lesiones.

El fútbol está repleto de jugadores que estaban llamados a ser estrellas pero que su fragilidad les ha impedido consolidarse, lo que ha repercutido en la economía de los clubes que les han fichado porque no han podido amortizar la operación. Puede ser el caso de Bale, Robben o Cazorla, aunque nadie puede olvidar los recurrentes casos de Woodgate, Prosinecki, Canales, Asenjo, Reus o Rodrigo.