Coentrao la lía a puñetazos en Portugal al ser sustituido y acaba llorando

El defensa, cedido por el Real Madrid al Sporting de Lisboa, terminó con la mano ensangrentada

Corresponsal en LisboaActualizado:

Fábio Coentrao la lió en la noche de este viernes 19 de enero al final del Vitória Setúbal-Sporting de Lisboa porque resultó expulsado tras dar un puntapié al balón en el descuento para protestar por el penalti que permitió a los locales empatar el partido de la Liga portuguesa.

El entrenador del Sporting, Jorge Jesus, le sustituyó inmediatamente y el ex defensa del Real Madrid descargó toda su rabia pegando puñetazos al banquillo con tanta fuerza que terminó con la mano ensangrentada. Fue en ese instante cuando se sentó al lado de los suplentes y comenzó a llorar.

La imagen de sus lágrimas transmitía un cierto grado de patetismo por parte de este jugador de 29 años, cada vez más inmerso en polémicas.

De hecho, solo han transcurrido unas semanas desde que Jorge Jesus dijo que estaba empezando a perder la paciencia con él. Se refería a que le pidió (como también al ex del Barça Jeremy Mathieu, de 34 años) que dejase de fumar, aunque aún está por ver si su solicitud tiene éxito.

El caso es que las palabras del visceral técnico olían a ultimátum, con las puertas del mercado invernal abiertas de par en par y un descontento con el rendimiento de ambos futbolistas.

El ex jugador portugués del Real Madrid, que precisamente salió del Bernabéu lastrado por sus decepcionantes prestaciones, ha disputado 15 partidos esta temporada con la camiseta blanquiverde, pero únicamente ha logrado completar tres de ellos.

Su condición física no da para más y le cuesta mucho aguantar los 90 minutos con garantías. Sin embargo, cada vez que Jorge Jesus le sustituye sus aspavientos se dejan notar, puesto que no le suele hacer ninguna gracia que le retire del campo antes del pitido final.

Ni siquiera realiza algún propósito de enmienda cuando le recuerdan en privado cuál es el vicio que motiva esos cambios.

El entrenador, habitualmente controvertido pero de objetivos altos, ya no sabe qué hacer para reconducir la situación, en vista de que los dos fichajes del pasado verano hacen aguas y perjudican las aspiraciones del Sporting.

El equipo presidido por el excéntrico Bruno de Carvalho se encuentra en plena lucha por el título de Liga portuguesa, plantando cara al Oporto por delante de su eterno rival, el Benfica.

Se da la circunstancia de que el defensa luso continúa siendo propiedad del Real Madrid, quien paga el 90% de su ficha de cesión. Y resulta que ya fue multado hace más de cinco años por José Mourinho debido a que le pillaron fumando en su fiesta de cumpleaños, menos de un año después de que el club pagara 30 millones de euros por él.

Por todo tipo de causas, la lista de episodios controvertidos protagonizada por Fábio Coentrao no ha dejado de crecer a lo largo de los últimos años. Por ejemplo, cuando insultó al árbitro Pérez Lasa en un choque frente al Getafe… o debido a sus numerosas salidas nocturnas… o por sus reiteradas discusiones algo agresivas.

Y en su regreso a Lisboa tampoco se libra de la polémica sin fin. De hecho, comenzó al decantarse por la propuesta del Sporting, cuando él había sido jugador del Benfica, como le recordaron los ultras de este último equipo con sus amenazas.

La figura de Jorge Jesus fue clave para que desembarcara en Alvalade, pues fue el técnico que había apostado por él antes de aterrizar en el Real Madrid.

Pero los aficionados benfiquistas más radicales se la tienen jurada y le auguran un infierno de pitos cada vez que pise el Estadio Da Luz. «Nadie que haya besado el Manto Sagrado puede pasar a representar la mierda», declararon en las redes sociales los exaltados adeptos, incrédulos ante el cambio de actitud de quien afirmó hace dos años: «En Portugal, solo jugaría en el Benfica».

Pero a Coentrao no se le ocurrió otra cosa que liarla aún más con su reacción posterior: posar, en plena pretemporada, con una bufanda ofensiva hacia su ex equipo.

«Benfica es mierda», podía leerse claramente en la imagen que se difundió, antesala para el estupor general por su desfachatez.

Siempre le rodea la controversia extrafutbolística, como cuando dijo durante su presentación con los leones blanquiverdes: «He fichado por el equipo de mis sueños».

Tanto es así que los ultras de las ‘águilas rojas’ ya tienen un nuevo grito de guerra: «Traidor con traidor», en referencia a que Coentrao se alió con Jorge Jesus, el ex entrenador del Benfica que dio la campanada hace unos años al pasarse al Sporting.

El caso es que todo este ruido le ha acompañado de forma permanente a Fábio, cuya trayectoria está marcada por la irregularidad, como demostró el hecho de que fue objeto de varias cesiones al Nacional de Madeira, el Zaragoza y el Rio Ave, el equipo de donde había salido.