Bayern-Anderlecht El berrinche de Ribery

El extremo galo volvió a montar un número al ser sustituido por Ancelotti. El Bayern le da un toque de atención

Ribery, al llegar al banquillo
Ribery, al llegar al banquillo - TWITTER

El Bayern de Múnich solventó su debut en la Champions League 2017-18 con una clara victoria frente al Anderlecht belga. Al menos en lo que al marcador se refiere, pues sobre el césped el conjunto bávaro no se mostró tan superior a su rival, que se quedó muy pronto con un futbolista menos por expulsión. El del Allianz Arena fue un triunfo más gris que brillante.

Por si fuera poco, la reacción de Franck Ribery al ser sustituido empeoró las cosas en un club en el que los rifirrafes internos se suceden en las últimas semanas. El extremo francés, que fue relevado por Carlo Ancelotti a los 77 minutos, no dominó sus frustración y demostró su enfado con el técnico italiano, con el que supuestamente mantiene una buena relación, al menos hasta el momento.

Ribery ya torció el gesto al ver el cartel del cuarto árbitro con su número, pero su calentón fue en aumento según se acercaba a su banquillo. Hasta tal punto que nada más rebasar los límites del terreno de juego arrojó la camiseta contra los asientos.

El director deportivo del club bávaro Hasan Salihamidzic trató de calmar al futbolista cuando se sentó en el banquillo pero éste hizo caso omiso a sus palabras.

Tras el partido, Carlo Ancelotti explicó en rueda de prensa su decisión de cambiar a Ribery: «Ribéry tenía tarjeta amarilla, así que decidí protegerle y darle descanso». El siempre comedido técnico italiano no dejó pasar la oportunidad de lanzar un aviso al francés: «Estaba enfadado, pero debe preguntarle por qué reaccionó así. Puedo entender que quiera jugar 90 minutos, pero no puedo entender su reacción».

«Eso no puede suceder en el Bayern de Múnich. Eso no está bien», añadió Salihamidzic también tras el partido, y reconoció que el club hablará con Ribery para corregir una situación que no es la primera vez que sucede, pues también ante el Dortmund el galo se enfadó de forma similar tras ser sustituído.

Declaración de amor al Bayern

Tras recibir varias críticas por su gesto, el jugador francés publicó un mensaje en las redes sociales, declarando su amor por el club alemán «Siempre he sido un jugador honesto y leal, respeto a los fans y al club que amo. Haber tirado mi camiseta mojada no tiene nada que ver con una falta de respeto o cualquier otra cosa de la que me acusan unas personas que creen o pretenden conocerme. Esta camiseta en la que doy todo desde hace 10 años, con toda mi impulsividad, toda mi sed de victoria. Algunos no entienden lo que significa, darlo todo por su club, y lo siento por ellos. Mientras esté en el campo, yo, Frank Ribéry, defenderé nuestros colores en cada partido con toda mi pasión. Porque amo al fútbol, por amor a nuestros aficionados y para hacer felices a muchos fans en el mundo» antes de acabar con el lema del club «Mia San Mia».

Toda la actualidad en portada

comentarios