Alemania

Beckenbauer recibió 5,5 millones por un cargo «honorífico»

La fiscalía suiza investiga al «Káiser» por presunto blanqueo de dinero y malversación

Beckenbauer, con Blatter
Beckenbauer, con Blatter - AFP

La fiscalía suiza investiga a Franz Beckenbauer, el «Káiser» del fútbol alemán, por presunto blanqueo de dinero y malversación relacionado con el pago de comisiones durante el Mundial de 2006, como presidente del comité organizador. La prensa alemana ha filtrado pruebas sobre el pago de 5,5 millones de euros de un patrocinador en conceptos no aclarados y que, aparentemente, suponen una comisión. Concretamente, según ha desvelado Der Spiegel, la leyenda del fútbol germano recibió esa cantidad de la empresa Oddset, un pago que ha sido confirmado por la Federación Alemana de Fútbol (DFB), y que tuvo lugar en cinco entregas entre febrero de 2005 y octubre de 2006. El cargo de presidente del comité, sin embargo, no estaba oficialmente remunerado y en su momento fue anunciado como un «cargo honorífico».

A principios de 2005, la DFB buscaba patrocinadores para la organización del Mundial de Alemania y Beckenbauer participó personalmente en el reclutamiento de Postbank, EnBW, Hamburg-Mannheimer y Obi, que contribuyeron con 13 millones de euros cada uno. Faltaban otros dos patrocinadores más y fueron entabladas negociaciones con Oddset. Durante esas negociaciones, cuyos protocolos han llegado a la Fiscalía suiza, el amigo personal de Beckenbauer Fedor Radmann pidió un pago de 5,5 millones de euros para el «Káiser», cuyo pago fue anotado en la empresa como contraprestación en concepto de «Publicidad».

La DFB, que ignoraba este pago, recibió en diciembre de 2010 un requerimiento de Hacienda para pagar 1.160.500 euros como impuestos pendientes referidos a esos ingresos y lo puso en conocimiento del interesado, que transfirió el 23 de marzo de 2011 la cantidad citada para que a su vez fuera pagada a Hacienda. Este es el hilo que ha conducido a sospechas de corrupción en torno al Mundial y al pago en circunstancias no aclaradas de 6,7 millones de euros por parte del exjefe de Adidas, Louis Dreyfus, a la FIFA.

El entorno de Beckenbauer, en Múnich, ve en la filtración de esta información un ataque personal, debido a que su publicación ha coincidido con la celebración del 71º cumpleaños del exfutbolista, que tenía lugar en el mismo hospital bávaro donde ha sido a corazón abierto para colocarle un bypass.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios