Gerard Piqué ve la tarjeta amarilla tras el pitido final del partido
Gerard Piqué ve la tarjeta amarilla tras el pitido final del partido - REUTERS
Fútbol

El Barcelona acaba indignado con el arbitraje

Valverde trata de quitar hierro a los errores de Melero López: «Estoy tranquilo, no es nada que no nos haya ocurrido antes»

BarcelonaActualizado:

El Barcelona acabó indignado con el arbitraje de Melero López al entender que había sido perjudicado por algunas acciones puntuales, como el gol anulado a Luis Suárez por un fuera de juego inexistente, o el criterio a la hora de mostrar tarjetas. El claro ejemplo es la reacción final del grupo que rodeó al árbitro en cuanto acabó el partido y en la que Gerard Piqué fue amonestado por sus quejas reiteradas. Incluso Busquets lamentó posteriormente que «ha pitado el final y no nos ha dejado sacar el córner».

A pesar de los errores en las últimas jornadas en las que el Barcelona ha sido perjudicado, Ernesto Valverde no ha querido entrar en la polémica y ha tratado de quitar hierro. «Uno siempre quiere que las jugadas polémicas le favorezcan, que los demás protesten y que el árbitro se equivoque a tu favor. Pero es una jugada sin más y confiamos en que el árbitro tenga más suerte en el próximo partido», explicó el entrenador, que aseguró no estar mordiéndose la lengua. «Estoy tranquilo, hemos perdido dos puntos pero no es nada que no me haya ocurrido a mí antes ni al Barcelona en toda su historia. Es un partido más». Valverde incluso explicó la jugada en la que se le vio discutiendo con el árbitro en el banquillo: «Me ha amonestado porque he protestado una jugada y no tengo nada que decir del arbitraje».

El preparador también analizo el partido y aseguró que habían merecido mucho más que un simple empate: «Tengo la sensación de que se nos han escapado dos puntos y que hemos tenido ocasiones suficientes como para habernos llevado los tres puntos. Ellos en el comienzo han estado bien y nos ha costado meternos pero a partir de ahí hemos generado ocasiones como para irnos con ventaja al descanso. Estábamos más cerca del 3-1 que del 2-2 pero hay que aceptarlo. Estamos contentos entre comillas, hemos perdido dos puntos y a un jugador en una jugada desgraciada». En este sentido, avisó que Umtiti estará como mínimo una semana de baja, aunque quiere esperar a las pruebas de este domingo. Vermaelen se perfila como su sustituto a pesar de la fragilidad física del belga: «Está con nosotros y pensamos que sí está preparado para aguantar varios partidos seguidos con nosotros. Ha jugado dos partidos continuados con su selección y pensamos que también lo puede hacer con nosotros».

Sergio Busquets también mostró la línea marcada por su entrenador y explicó que ahora el objetivo es no dejar escapar más puntos hasta el próximo parón liguero, y no ceder puntos en el Camp Nou por el camino: «Se nos fueron dos puntos en casa, donde nos tenemos que hacer fuertes. Ellos fueron mejores en el arranque, pero luego dominamos nosotros y tuvimos las ocasiones. Estuvimos más intensos y ellos fueron más efectivos jugando a la contra». El centrocampista acabó: «Se nos van dos puntos de casa, donde tenemos que hacernos fuertes. Nos quedan duelos complicados hasta las Navidades, por lo que deberemos estar muy atentos hasta entonces. Ellos tienen varios registros y ahora ya no se puede volver atrás para corregir los errores».

Unzué, satisfecho con el empate

Juan Carlos Unzué valoró el partido en su regreso al Camp Nou. El técnico se mostró satisfecho por el resultado y reconoció la emoción de su vuelta a un campo en el que lo ganó todo. «Ellos han creado algunas ocasiones más claras de las que hemos creado nosotros pero el resultado entiendo que es justo. El resultado es bueno para nosotros. Confirma un buen momento del equipo y aún somos capaces de mejorar mas, tenemos margen de mejora», explicó el técnico del Celta. Unzué añadió: «El partido se hace mucho más largo que desde el otro banquillo. Ahora he entendido cuando los otros entrenadores me decían que el partido se les hacía muy largo».

El preparador reconoció haberse emocionado: «Hasta ahora había dicho que los partidos contra mis exequipos tenían algo de especial, sobre todo en los prepartidos, pero no durante el choque. Hoy ha sido diferente a todas las experiencias que he tenido anteriormente. No puedo olvidar, ni tengo intención, todas las cosas que he vivido en esta casa». Y acabó elogiando a Ter Stegen, portero que conoce bien de su etapa anterior: «Stegen ha ido de menos a más y la sensación que tengo es que está en un momento de forma fantástico y con un rendimiento que va dando a entender que está entre los mejores, sino el mejor del mundo».