Vermaelen ha regresado este año al Barcelona tras su cesión en la Roma
Vermaelen ha regresado este año al Barcelona tras su cesión en la Roma - ABC
Fútbol

El arrepentimiento de Vermaelen

El belga no tiene minutos en el Barcelona y teme que su situación de ostracismo le pase factura de cara al Mundial

BarcelonaActualizado:

Desde que Thomas Vermaelen fichó por el Barcelona, en el verano de 2014, a cambio de diez millones fijos más otros cinco variables, la vida del futbolista belga se ha llenado de sinsabores. Castigado por las lesiones, no ha podido tener la continuidad necesaria para triunfar en el Camp Nou y se tuvo que ver obligado a aceptar una cesión a la Roma tras tres años aciagos en el Barça. La pasada temporada también sufrió molestias físicas, lo que convenció al equipo italiano para no prorrogar su vinculación. La gran sorpresa se produjo este verano cuando Ernesto Valverde decidió darle un dorsal y que se quedara en a plantilla para completar el cupo de centrales junto a Piqué, Umtiti y Mascherano. A Vermaelen aún le queda un año y medio de contrato. No obstante, el técnico extremeño le mantiene en el ostracismo hasta el punto de solo haber disputado un encuentro, la ida de dieciseisavos de la Copa ante el Murcia, de segunda división B.

El futbolista, titular con Bélgica, selección que se ha clasificado par ala disputa del Mundial de Rusia, esperaba tener más participación con el equipo azulgrana y teme que los pocos minutos que disputa le puedan pasar factura con su selección y quedarse fuera de la disputa del torneo de la FIFA. «En verano pensé que sería positivo quedarme en el Barcelona, pero después de ver cual es mi situación allí he visto que no es así», ha explicado en «Het Laatste Nieuws» un prestigioso medio de comunicación belga. Tras ser titular en el amistoso que Bélgica empató ante México (3-3) se mostró rotundo: «Estoy feliz de jugar con Bélgica, puesto que en mi club casi nunca juego».

No obstante, Vermaelen no quiso profundizar en su situación en el Barcelona ya que, según él, la última vez que lo hizo sus palabras se malinterpretaron. «No voy a decir nada al respecto porque la última vez que hablé mis declaraciones se sacaron de contexto», apostilló. El belga se refiere a una entrevista que concedió al «Derniere Heure» en la que lamentó que no le permitieran salir en verano a pesar de tener ofertas sobre la mesa. «El club me dijo que no podía salir, tuve que quedarme a pesar del interés de varios clubes. Ahora no juego y por lo tanto estoy en una situación difícil. No puedo jugar ni con el Barça B, donde podría ir cogiendo la forma, la legislación española no lo permite, y esta situación es, naturalmente, lamentable», se quejó. El central añadió: «He hablado con el entrenador, evidentemente, y están contentos con cómo me entreno. Está claro que en un club como el Barcelona, tres defensas centrales no es suficiente, necesita cuatro o cinco. Una sanción o una lesión y puedo volver a las convocatorias. Esto puede ir rápido. Por el momento las cosas no van bien, pero la próxima semana puede ser diferente».

Ante esta situación que está viviendo, Vermaelen no pondría ningún problema a buscar una salida durante el mercado invernal, una opción que el Barcelona valora positivamente teniendo en cuenta que necesita generar recursos si quiere acometer el fichaje de Coutinho. Hay que tener en cuenta que el club está rozando el límite salarial aconsejable y que el belga es un jugador muy bien pagado teniendo en cuenta el rendimiento que está ofreciendo. Un traspaso, al margen del beneficio económico que supondría, permitiría al club ahorrarse un salario de 3,5 millones de euros anuales.