Tercera

«Un día pasará una desgracia y entonces vendrán los llantos»

La angustia vivida tras el fuerte golpe sufrido por un guardameta al que dos policías nacionales salvaron la vida reabre el debate sobre la presencia médica en partidos de esta categoría

Un médico del público salvó la vida a Camilo de la Red la pasada temporada
Un médico del público salvó la vida a Camilo de la Red la pasada temporada

El tremendo susto vivido el pasado fin de semana en Burgos apenas varió el panorama esta jornada en la Tercera división española. Como es habitual, en numerosos estadios no hubo presencia médica ni ambulancia, una de las demandas históricas de los equipos de esta categoría. «Un día pasará una desgracia y entonces vendrán los llantos», advierte Nacho Leiva a ABC. El presidente del CD San Fernando de Henares, conjunto del grupo madrileño, considera que cada domingo se juega a la «ruleta rusa» en los campos del fútbol más modesto y agradece la rápida actuación de dos agentes de la Policía Nacional que salvaron la vida a Alex Aparicio.

Alex Aparicio es un veterano guardameta del Burgos Promesas que el pasado 10 de septiembre vivió uno de los momentos más angustiosos a lo largo de su dilatada carrera en la categoría. El portero recibía un fuerte golpe en la cabeza y perdía el conocimiento después de chocar de forma fortuita con un compañero. Sin médico ni ambulancia en el campo, la presencia de una pareja de policías nacionales fue determinante para poder reanimar al jugador después de que permaneciera inconsciente durante tres minutos. Su suerte fue la misma que acompañó la pasada temporada a un compañero del Cristo Atlético, equipo también del grupo castellano y leonés de Tercera división. Entonces, un médico que asistía como espectador al encuentro del conjunto palentino evitó un desenlace fatal sobre el césped de La Balastera. Camilo de la Red tuvo aquella fría tarde un ángel de la guarda y hoy sigue vivo y jugando al fútbol gracias a él.

Nacho Leiva (CD San Fernando)
Nacho Leiva (CD San Fernando)

¿Por qué la presencia de médico y ambulancia no es obligatoria en los partidos de Tercera división? José Luis Fernández Manzanedo, presidente del Burgos Promesas, habló muy claro después del susto que se llevó con Alex Aparicio. «Los clubes no podemos asumir el coste económico que supone tener una ambulancia en cada instalación deportiva todo un fin de semana. Podemos hablar y debatir sobre este asunto, pero al final todo se reduce al dinero», explicó. «Es la pura verdad», refrenda Nacho Leiva a ABC. Además de dejarse la vida por el CD San Fernando de Henares, también es el vicepresidente de la Comisión de Clubes de Tercera y Segunda división B y conoce de primera mano la realidad de la categoría. «No hay presupuesto que pueda aguantar pagar un médico y una ambulancia cada partido que juegas en casa a lo largo de una temporada», lamenta.

Legislación deportiva

Al igual que en el resto de España, la legislación deportiva en Castilla y León, Comunidad Autónoma en la que se vivieron los últimos sustos, no recoge la obligatoriedad de presencia de ambulancias o soporte sanitario en acontecimientos deportivos de categorías inferiores. Las Federaciones Territoriales, por tanto, no tienen capacidad para exigírsela a los clubes. «En nuestro caso, siempre comunicamos a la Policía Nacional y a Protección Civil los horarios de los partidos de nuestro primer equipo. Depende de ellos que se envíe», aclara el presidente del CD San Fernando. En el caso de equipos de pequeños municipios, los clubes trasladan el aviso a la Guardia Civil. El club madrileño puede considerarse un privilegiado, según reconoce Leiva, «porque en el 90 por ciento de los partidos tenemos cobertura». Pero no todos tienen la misma suerte. En el caso de Alex Aparicio y Camilo de la Red, la presencia de dos agentes de la Policía Nacional y de un médico, respectivamente, resultaba milagrosa.

Para «compensar» ese importante déficit asistencial, la Federación de Castilla y León de Fútbol, al igual que otras territoriales, imparte cursos de primeros auxilios a los delegados de equipo y de campo. Una actividad que se lleva desarrollando desde hace cinco años y que, en el caso de esta Comunidad Autónoma, es de carácter obligatorio. Además, los clubes de Tercera división, por iniciativa de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la Federación Española (RFEF), poseen desfibriladores. Medios y conocimientos básicos que, en casos graves, pueden resultar insuficientes.

«Nuestros físios también realizan cursos de primeros auxilios. Actuar con rapidez puede ser determinante para salvar una vida», explica Nacho Leiva. El mejor que nadie sabe que para un club es económicamente imposible poder afrontar la presencia de una ambulancia cada vez que juega su equipo en el estadio Santiago del Pino. «Cada vez que abrimos sus puertas lo hacemos conscientes de que vamos a tener déficit. Cada partido nos cuesta unos 1.000 euros y, evidentemente, no los recaudamos en taquilla. Hay gastos de taquillaje, gasoil para poder calentar el agua, luz...», detalla el presidente del San Fernando. Capítulo aparte son las cantidades que tienen que pagar a los árbitros: «Al año pagamos 9.000 euros en arbitrajes».

«Nos han abandonado»

Veinte equipos compiten en cada uno de los 18 grupos de Tercera división, 360 clubes que cada semana disputan partidos en los que un mal golpe de un futbolista puede llegar en cualquier momento. «Antes de cada encuentros cruzamos los dedos y rezamos para no suceda». Solo su inquebrantable ilusión y el amor a un escudo da fuerza a la mayoría de presidentes para seguir adelante en una categoría que intenta hacerse oír porque son muchos los problemas y los dolores de cabeza que hay que afrontar cada temporada. Quieren hacer el viejo dicho y buscan la unión para hacerse fuertes. «Con la crisis, los ayuntamientos nos han abandonado y apenas podemos contar ya con su ayuda», explica Leiva. Para buscar soluciones y mejorar las condiciones de la categoría, recientemente se creaba la Comisión de Clubes de Tercera y Segunda B, que aglutina ya a más de 200 conjuntos.

[Un lío de pelotas en Tercera división]

Con Óscar Garvin (Atlético Pinto) como presidente, la Comisión de Clubes intenta que la categoría sobreviva en las mejores condiciones. «Veíamos desaparecer a clubes históricos y no pasaba nada. Una serie de presidentes decidimos reunirnos en Madrid y nos dimos cuenta de que era necesario que los clubes nacionales no profesionales reclamaran sus derechos», explicaba en una reciente entrevista. Garantizar cada fin de semana la seguridad de los jugadores es una de sus demandas aunque la empresa no resulta fácil porque la economía manda.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios