Fórmula 1 Liberty compra el «gran circo» del motor por 7.200 millones

Bernie Ecclestone seguirá como director ejecutivo de la nueva F1 «a la americana»

Fernando Alonso compitiendo en el Gran Premio de Bélgica
Fernando Alonso compitiendo en el Gran Premio de Bélgica - EFE

Se rumoreaba desde hacía semanas que las conversaciones estaban muy avanzadas, y anoche se hizo oficial que el emporio audiovisual estadounidense Liberty Media tomará el control completo de la Fórmula 1 por una cantidad cercana a los 7.200 millones de euros. La cesión de derechos desde el consorcio CVC Capital Partners, actual propietario, se hará de manera progresiva. Como primer movimiento, Liberty adquiere el 18,7% de las acciones al grupo europeo Delta Topco por un desembolso inicial de unos 3.915 millones de euros. La operación se cerrará en unos meses con la adquisición del cien por cien de las acciones por un montante global cercano a los 7.200 millones.

El gran patrón de la Fórmula 1 «a la europea» que hemos conocido hasta ahora -desde su llegada al poder en 1978-, el británico Bernie Ecclestone, de 85 años, propietario del 13,8% de las acciones, ha confirmado que seguirá como director ejecutivo de la nueva F-1 «a la americana». Los nuevos propietarios no desean que el cambio de imagen de este deporte, que mueve miles de millones en derechos de imagen e inversiones en tecnologías punteras, se produzca de manera abrupta.

Ecclestone comentaba ayer que «se ha decidido que yo siga como director de la Fórmula 1... continuaré haciendo todas aquellas cosas que he venido haciendo, tales como negociar con los circuitos, las empresas de televisión y ese tipo de gentes».

Chase Carey, hasta la fecha vicepresidente de la productora cinematográfica 21st Century Fox, del magnate de los medios Rupert Murdoch, asumirá la presidencia de la nueva Fórmula 1.

Liberty Media es la mayor empresa mundial de televisión, prensa y entretenimiento y opera en una treintena de países de Europa y América, a los que distribuye sus series de producción propia o adquiridas.

Cambios a medio plazo

En el aspecto deportivo y pese a la continuidad de Ecclestone a su frente, todo hace suponer que el «gran circo» del motor sufrirá importantes cambios a medio plazo, tanto en su reglamentación como en todo los relativo a la producción y distribución de imágenes. La F-1 experimenta una progresiva pérdida de espectadores y nunca ha calado entre el público estadounidense -más amante de carreras de resistencia como las 500 millas de Indianápolis, la Indy y la Nascar- a pesar de la introducción progresiva, desde hace años, de grandes premios en circuitos de EE.UU. La idea es adaptar el reglamento, equiparando las prestaciones de toda la parrilla, y la producción televisiva a los gustos de los millones de espectadores potenciales en ese país.

Los primeros movimientos podrían ser para la próxima temporada, con la ampliación del circuito a 25 grandes premios, con dos de ellos en Estados Unidos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios