Fórmula 1McLaren, impaciente por llegar a Australia

El equipo ha completado más rápido de lo esperado la integración del motor Renault y miran con optimismo al primer Gran Premio de la temporada

Actualizado:

Pasan los días y el optimismo crece en el seno del equipo McLaren. Atrás quedan los problemas de adaptación al motor Honda y la decepción continua que ofrecía el propulsor japonés. La primera impresión llegada de la fábrica de Renault es muy buena y la asociación con el monoplaza se ha completado más rápido de lo esperado.

«El proceso de integración no ha sido más larog que con Honda. Renault está acostumbrado a trabajar con varios equipos y están organizados. La integración ya está totalmente completada a día de hoy. Los diseños del chasis y del motor están bien integrados y ahora solo se trata de desarrollar el rendimiento del coche», explica Eric Boullier, director de la escudería británica, en declaraciones a la revista «Racer».

Ese proceso inicial que suele ser complicado se ha resuelto sin más problemas que los habituales, lo que hace que el dirigente sea optimista para el futuro. «Es mejor no decir nada para no crear falsas expectativas que puedan molestar a alguien. Creo que debemos guardar esa emoción para nosotros y mostrar el resultado en la pista el próximo año», explica.

Aún así, Boullier no pudo esconder que en el equipo hay grandes esperanzas en el binomio formado con Renault y que están ansiosos porque llegue ese primer Gran Premio de 2018 en Australia. «Todo el mundo en McLaren está impaciente porque llegue la carrera de Melbourne, donde Red Bull debe ser nuestra referencia», señaló.