Alonso, al volante del McLaren-Andretti de Indianápolis
Alonso, al volante del McLaren-Andretti de Indianápolis - AFP

Fórmula 1¿Un McLaren de color papaya?

A pocos días de la presentación oficial del MCL33 crece la expectación sobre el aspecto que tendrá el nuevo monoplaza de Alonso

Actualizado:

A pocos días del 23 de febrero, fecha elegida por McLaren pra la presentación en sociedad del McLaren Renault MCL33, aumentan los rumores y las conjeturas sobre el aspecto que tendrá el nuevo monoplaza de Fernando Alonso.

Rota la infructuosa relación con Honda, McLaren lleva semanas vendiendo la nueva temporada bajo el lema «Be Brave», «Sé vaiente», pero pocas pistas más hay sobre la nueva máquina. Lo único que trasciende es aquello que quiere contar Zak Brown, jefe principal de la escudería de Woking, que no esconde que este coche debe poner un punto de inflexión a la crisis de resultados que ha asolado al equipo en las últimas temporadas. Para ello ha aludido a la prolífica historia del equipo de forma recurrente, y en este guiño al pasado muchos han querido ver una vuelta a los orígenes traducida en el regreso del mítico color papaya con el que McLaren a finales de la década de los sesenta y en los primeros años de la década de los setenta, donde la escudería inglesa logró sus primeros éxitos.

Porque no, el naranja de la temporada pasada no es el mismo que el de aquellos primeros McLaren. La versión elegida fue el naranja Tarocco, una tonalidad que McLaren utiliza en sus deportivos de producción. En cambio, el monoplaza de las 500 Millas de Indianápolis sí fue decorado en el tradicional naranja Papaya, una decisión aplaudida por los seguidores del equipo británico.

«El coche no va a parecerse al del año pasado. Toda nuestra marca, la visibilidad de McLaren, van a pasar al siguiente nivel y va a ser emocionante. Sabemos cómo van a ser muchos de los otros equipos, pero espero que la gente vea el mayor cambio, dentro y fuera de la pista, en McLaren cuando llegue Australia», afirmaba hace pocos días Zak Brown a la revista Autosport. El propio Alonso reconocía este lunes, en una entrevista al Diario AS, que no tenía ni idea del aspecto del coche: «Se habla de naranja como el de Indy, si es así perfecto…».

En cualquier caso, también hay detractores de esta decisión. Opinan que si Brown dice que el cambio será radical, no tiene sentido continuar con el naranja, sea en una tonalidad o en otra. Y también se argumenta que el papaya, por televisión, parece más amarillo que otra cosa, tal y como se pudo comprobar en la Indy 500. Este confusión, y el hecho de que Renault, el nuevo proveedor de motores, tenga el amarillo como color principal, puede echar para atrás la decisión final.