Gran Premio de España de F-1

Carlos Sainz: «Corro en la F-1 por Alonso, fue mi ídolo y quien más me ayudó»

Entrevista con Carlos Sainz, piloto Renault: «Mi padre es un ejemplo, hay que verle levantarse a las cinco de la mañana para entrenar»

Actualizado:

Nació el 1 de septiembre del 94, es del signo Virgo y se nota. Práctico, decidido, seguro. Se llama Carlos Sainz y heredó de su padre, doble campeón del Dakar y del Mundial de Rallys, su entrega en el trabajo y su disciplina. Este fin de semana disputa su carrera preferida, en la que más brilla, el Gran Premio de España. Con 24 años tiene el mismo objetivo que su padre: ser campeón del mundo muy pronto. Para Sainz no hay compás de espera. Está listo para serlo ya.

—Usted nació en casa de un gran campeón del universo de los rallys. ¿Cuando decidió que sería piloto y por qué eligió la F-1?

—Quise ser piloto de F-1 por culpa de Fernando Alonso. Veía sus carreras y le vi ganar lo dos Mundiales en 2005 y 2006. Era mi ídolo.

—¿Alonso le apoyó para llegar a este mundo tan difícil?

—Fernando ha sido quien más me ha ayudado para poder cumplir mi sueño en la F-1. Él hablaba siempre de mí en todos los sitios. Decía que yo era un piloto de gran proyección y con muchas posibilidades. Siempre se lo agradeceré. Conseguí mi meta. Y además está la ayuda de mi padre, con sus consejos para ser mejor piloto. Por ejemplo, mi padre siempre me dice que en el trabajo en un equipo hay que tener actitud y profesionalidad. Mi padre es un ejemplo. Tendría que verle levantarse a las cinco de la mañana, meterse en la sauna y después hacer bicicleta para prepararse ante el Dakar.

Ambicioso: «Estoy preparado para ser campeón, solo falta el coche competitivo para ello y ojalá Renault haga de nuevo un coche campeón»

—Ahora Fernando Alonso es rival ¿También le ayuda?

—Sí, es un campeón, tiene mucha experiencia y te da muchos consejos. Cada vez que hablas con él hay que escucharle y asimilar lo que dice. Fernando es mi mejor amigo en este mundo y la persona con la que más hablo y comparto cosas en la F-1, en cada circuito, en cada viaje.

—Reyes Vázquez de Castro, su madre, le dice siempe: «Hijo, no corras».

—Nunca me lo ha dicho. Nunca me ha dicho nada para que no corriera. Vio que desde pequeño quería ser piloto de F-1 y lo aceptó.

—Corre en Renault. Con realismo, ¿qué posiciones puede alcanzar en cada gran premio?

—Nuestros dos Renault deben estar en el séptimo y el octavo puesto habitualmente, porque los Mercedes, los Ferrari y los Red Bull nos superan. Pero siempre hay bajas y ahí estaré yo para pescar mejores posiciones y si es posible podios. Dicho esto, el McLaren de Fernando viene con mejoras a Montmeló y también pude estar adelante. Veo a Fernando muy positivo. Pero nosotros somos igualmente optimistas, porque Renault llega con mejoras en el coche al Gran Premio de España.

—¿Qué ventaja le sacan a usted Mercedes, Ferrari y Red Bull?

—Hasta el momento perdemos entre un segundo y 1,3 segundos por vuelta. En sesenta vueltas eso es mucho y Renault trabaja para reducir ese hándicap y aspirar a los podios.

—Este Mundial ha recuperado el interés, hay lucha entre varios equipos por ganar cada carrera, estoy ya no es un monopolio de Mercedes.

—Eso es lo bueno de este año, hemos pasado el ciclo negativo de cuatro años en los que ganaba Mercedes, con tres títulos de Hamilton y uno de Rosberg. Ahora hay seis coches con aspiraciones de vencer y Ferrari ha sido superior a Mercedes en los tres últimos grandes premios. Renault puede dar el salto adelante en cualquier momento. Esperemos que en Montmeló.

—El Gran Premio de España es el preferido de usted. ¿Le gusta la presión de correr casa?

—Sí, esta es mi cita preferida, aquí he hecho muy buenas carreras en los últimos años. Hasta ahora he sabido llevar bien esa presión que yo me impongo. Debo trasladar esa presión interna a cada carrera del Mundial.

—Tiene 24 años. ¿Sainz está en condiciones de ser ya campeón del mundo o le falta algo, aparte de un coche que compita de verdad por el título?

—Soy ambicioso, mi meta en la F-1 es ser campeón y pienso que ya estoy preparado para serlo. Solo me falta el coche totalmente competitivo para poder aspirar a ello. Ojalá Renault consiga de nuevo un coche ganador del Mundial. No hay que tener más edad para ser campeón, siento que estoy listo. Eso no quiere decir que no deje de aprender cada día. Fernando ganó en 2005 y 2006 y sigue evolucionando.

—El jefe deRenault, Cyril Abiteboul, le ofrece continuar. ¿Le gustaría?

—Soy feliz en Renault, me estoy entregando y estaría encantado de seguir. Ellos lo saben. Pero dependo de Red Bull y de Ricciardo (acaba contrato).

—Ahora que no nos ve nadie: ¿Su padre correrá el próximo Dakar?

—Mi padre se pregunta: ¿Lo dejo o defiendo mi título, porque si he ganado es que estoy en condiciones? Esa es la cuestión. Aún no lo ha decidido.