Gran Premio de Brasil

Alonso, de la silla a la cámara

El McLaren se paró y el asturiano se colocó delante de una pantalla a pie de pista para analizar la sesión de entrenamientos

Alonso, de la silla a la cámara

El McLaren se paró otra vez y de nuevo Fernando Alonso dejó una imagen para el catálogo de recuerdos. Ya que no hay victorias, al menos hay tráfico en cuestiones publicitarias.

Sucedió en el Gran Premio de Brasil durante la segunda sesión de entrenamientos libres. El McLaren tuvo un problema con el ERS y se detuvo cuando faltaba media hora. Alonso abandonó el coche, lo calzó con una piedra para que se fuese hacia delante, ayudó a los auxiliares de pista y, en vista que su trabajo había concluido por ese día, se colocó frente a una cámara de televisión, como si fuera un operario de imagen.

Allí se quedó Alonso, viendo la sesión con unos cascos amarillos y tomándose con humor un nuevo chasco del McLaren. De la silla a la cámara

El año pasado sucedió algo parecido. El McLaren dejó de funcionar en el mismo gran premio de Brasil y, al bajarse del coche, Alonso cogió una silla y se puso a tomar el sol. Interlagos, donde nunca ha ganado el asturiano, sigue dejando motivos para el recuerdo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios