Vuelta a España

Quintana gana la Vuelta tras la batalla de Aitana

Froome ataca al colombiano hasta el último suspiro y Esteban Chaves le arrebata el podio a Contador. Victoria de etapa para Latour

Quintana esprinta a Froome en los últimos metros en Aitana
Quintana esprinta a Froome en los últimos metros en Aitana - AFP
S. D. - Actualizado: Guardado en: Ciclismo

La Vuelta más espectacular de los últimos años tuvo un final digno de su prestigio. Falta el paseo de hoy en Madrid que, salvo sorpresa, servirá para dilucidar el último esprint y para honrar a los héroes. Pero la etapa 20, con final en el larguísimo Alto de Aitana, donde ganó el francés Pierre-Roger Latour, fue una delicia para los aficionados, con la carrera rota en mil pedazos: escapada de rigor y ataques sin tregua entre favoritos. Un viaje intensísimo que dejó a Nairo Quintana en lo más alto del podio, donde estará acompañado por Chris Froome, un campeón que no reservó ni un gramo de sus fuerzas, y Esteban Chaves, que atacó de lejos para desplazar a Alberto Contador de la tercer plaza.

La mala noticia fue el abandono de José Joaquín Rojas (Movistar), que sufrió una grave caída que le provocó una rotura abierta de tibia. El corredor murciano fue trasladado en ambulancia a un hospital. Se cayó bajando el Alto de Tollos, el tercer puerto de la jornada, en una curva a la derecha; tras dar con sus huesos en el suelo pasó por debajo del guardarraíl.

Los movimientos en el pelotón comenzaron en la primera dificultad montañosa, el Coll de Rates, en cuya bajada lo intentó Froome, pero Quintana estuvo atento. Una treintena de fugados trató de hacer camino. Con el paso de los kilómetros quedaron siete: Jan Bakelants, el ciclista que más veces se ha fugado en esta Vuelta (hasta en ocho ocasiones), Robert Gesink, Laurent Didier, Pavel Kochetkov, Mathias Frank, Luis León Sánchez y Rudy Molard. Los dos últimos abandonaron a sus compañeros y tiraron hacia adelante.

Por detrás, Sky seguía tensando la cuerda, con ataques de Konig, aunque fue Orica el que puso al grupo principal en fila india para tratar de aislar a Contador. Chaves se la jugó en el puerto de Tudons. Damien Howson, que iba por delante, le esperó para tirar de él hacia la conquista del podio. Mientras, Kong y Froome volvieron a intentarlo provocando la rápida respuesta de Movistar.

Cuando reventó Howson, el colombiano ya estaba en las primeras rampas del Alto de Aitana, con Contador dos minutos por detrás y sufriendo, además, los arreones de Yates, compañero de Chaves. Al de Pinto le echó un buen cable su compañero Yury Trofimov. En cabeza de carrera, cuando Valerio Conti iba a atrapar a Molard y Luis León Sánchez, aceleró el español en busca de la etapa. Aguantó el del Astana hasta los últimos cinco kilómetros, donde se le agotó el combustible. Llegó la amenaza de Frank, Atapuma y Pierre-Roger Latour, y Luile cedió.

Entre los gallos empezaron a darse estopa. Quintana contra Froome y, sobre todo, Froome contra Quintana, con Contador haciendo la goma para no perder el tren. Pero lo perdió. Y con él, el podio de la Vuelta. Definitivamente el madrileño solo pisa el cajón de las grandes vueltas si es el primero.

En unos últimos metros de tremenda agonía, Latour se llevó la etapa después de «morir y resucitar» varias veces, con Atapuma asfixiado a su rueda. Chaves ganó su batalla a Contador y Quintana se llevó la Vuelta, grandísima su victoria porque el rival contribuyó a ello con su entrega absoluta. El colombiano le esprintó de forma innecesaria, un detalle que no gustó a Froome, que aplaudió con ironía al cruzar la línea de meta. Cuentas pendientes para 2017.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios