Ciclismo | Vuelta a España

El pelotón estalla contra la Vuelta: «La gente está harta de subir estos puertos imposibles»

Muchos ciclistas se quejan de la enorme cantidad de llegadas en alto que ha dispuesto la organización

Mathias Frank, vencedor en Mas de la Costa, llega exhausto a la línea de meta
Mathias Frank, vencedor en Mas de la Costa, llega exhausto a la línea de meta - AFP

«La gente está harta de subir estos puertos imposibles». David López, ciclista español del Sky, ha resumido con esta frase el sentir de muchos corredores que están viendo cómo la extrema dureza de la carrera española les está dejando físicamente agotados día tras día. Las constantes llegadas en alto de esta Vuelta a España están haciendo mella y haciendo que, en palabras del mismo ciclista, muchos estén «deseando que acabe para no volver».

Esto no es ni un puerto, es una pista asfaltada y es una pena que la Vuelta, con todos los puertos que hay en España, tenga que recurrir a estoDavid López, ciclista del Sky

El compañero de Chris Froome explotó tras la subida a Mas de la Costa, un puerto con tramos de hasta el 22 por ciento de desnivel y con un final en condiciones mejorables: «Esto no es ni un puerto, es una pista asfaltada y es una pena que la Vuelta, con todos los puertos que hay en España, tenga que recurrir a esto». Pero David López no es el único que se ha quejado públicamente de las condiciones que la organización ha dispuesto para la carrera de este año. Alberto Contador, español mejor posicionado de la clasificación en el cuarto puesto, también mostró su disconformidad al acabar la enésima ascensión de la Vuelta: «Alguna vez está bien, pero esto no es para todos los días».

Hasta los jefes de equipo, como el del Movistar Team Eusebio Unzúe, no le encuentran la lógica a semejante dureza, más aún con las temperaturas extremas que están azotando a la Península en las últimas fechas: «Tenemos diez u once llegadas en alto. Lo que no se puede pretender es que todos los días todo el mundo vaya a 40 por hora y, además, con esta orografía y este calor».

Eso sí, dentro de las críticas también hay quienes entienden lo que ha buscado la organización, tratando de sorprender con muchas llegadas en alto y puertos apenas visitados. Encontrar elementos diferenciadores que hagan que la Vuelta no quede relegada a la tercera mejor carrera por etapas tras Giro y Tour. El propio Unzúe admite que, en su lugar, «probablemente, haría lo mismo: buscar la espectacularidad». Y hasta los propios ciclistas comprenden lo que está sucediendo: Dani Moreno, que reconoce no sentir aprecio por puertos «con dureza tan extrema», entiende que «es espectáculo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios