Vuelta a España

Froome gana sin abrumar

El líder se impone en la contrarreloj de 40 kilómetros en Logroño, a 51 km/hora. Gran etapa de Alberto Contador

Actualizado:

Froome choca los cinco con sus auxiliares, su director, la tropa interminable de empleados del Sky que lo felicita por la victoria cantada en la contrarreloj de la Vuelta a España. El inglés es un tipo feliz en la ronda española, sonríe como no lo hace en el Tour, disfruta de su profesión sin el obstáculo de las obligaciones. Froome ganó, pero no abrumó. Le sacó 29 segundos al holandés Kelderman, 57 a Nibali, 59 a Zakarin y Contador. Poco tiempo para lo que nos tiene acostumbrados teniendo en cuenta que la crono le iba como anillo al dedo. Muy larga, muy llana y muy al final de la ronda.

La contrarreloj salió del circuito de Navarra, una instalación modélica que acoge certámenes de todo tipo, carreras, presentaciones y que se ha convertido en punto de encuentro para el deporte y el motor en Navarra. Un escenario de altura para la modalidad que es la esencia del ciclismo.

Ganó Froome porque se mueve menos que nadie enla bici y despliega más potencia en la relación watios/kilo, la nueva biblia del ciclismo inspirado en el potenciómetro.

Contador, que selló una gran actuación en un terreno que noe s el suyo, tapó durante muchos minutos el sensor de los watios, para no obcecarse y guiarse por las sensaciones según la cadencia de pedaleo y el piñón que colocó en el plato grande. «No podía ganar esta contrarreloj sin un puerto entre medias», explicó.

Como no lo había, venció Froome, seguido por los ciclistas en mejor forma de la carrera. Nibali, que está ahora a 1:58; Kelderman, a 2:40; Zakarin, a 3_07; y el inconformista Contador, a 4:58.

Mañana llega la montaña del norte, el terrible puerto de los Machucos, y más tarde el Angliru. Pronóstico de mal tiempo. Es lo único que nubla la sonrisa de Froome.