Andrés Sánchez golpea un balón ante el Betis B en el partido de la primera vuelta.
Andrés Sánchez golpea un balón ante el Betis B en el partido de la primera vuelta.
CÁDIZ CF

Partido trampa en Sevilla

"A colocarse el mono de trabajo y sumar tres puntos, que por la zona alta los dos equipos de Murcia miran de reojo a los nuestros y andan preocupados"
Por  17:02 h.

Error de transcripción. Tres palabras bastaron al Juez Único de Competición para hacer valer al Cádiz CF sus alegaciones respecto a las quejas del San Roque de Lepe, quienes más allá de la impotencia deportiva, hundidos cada día más en la tabla clasificatoria, se inventaban la alineación indebida de Carlos Calvo.

Ya comenté que en esta categoría no gana uno para sorpresas, aunque también que muchos de los clubes que forman parte de la misma los dirigen personajes cuyos conocimientos futbolísticos no van más allá de conocer que al fútbol se juega con un balón y que este es redondo.

En fin, la culpa es única y exclusivamente de quienes llevaron al Cádiz CF al pozo de la segunda B donde se encuentra y del beneplácito con el que contaron por parte de muchos, incluyendo también a parte de nuestro gremio, los informadores, que por adelantarnos a la noticia bailábamos al son que nos tocaran.

Olvidándonos del chiste de Lepe, a lo nuestro, que tiene como prioridad ganar al Betis B. Dice un refrán que no hay quinto malo, pues a por los quince puntos consecutivos, que no los recordamos desde que Orúe dirigía al equipo.

Los que hablamos y escribimos de fútbol nos referimos a partidos como el que se avecina de ‘partido trampa’. Sobre el papel, este Cádiz CF debe ser superior y así lo dice la tabla, y si hace unos días el Real Murcia solventó en treinta minutos su partido en Almería ante un filial de capa caída, por qué los nuestros no van a sentenciar ante otro equipo similar.

En cualquier caso me dan miedo partidos como este, donde solo nos faltará Salvi, contrarrestado por las ausencias de los béticos Hinojosa y Pozo, sancionados por competición.

Lo que me ha llamado la atención es el escenario del partido. No utilizar el Benito Villamarin sin fútbol en Primera División me parece ilógico. En circunstancias normales serán centenares de gaditanos los que se desplacen a Sevilla y abrir el Coliseum bético para este encuentro no supondría un alto coste cuando sólo se abrirían las puertas de tribuna.

En fin, sus motivos tendrán los dirigentes del filial, quienes no descarto hayan consultado a los miembros del cuerpo técnico con el entrenador al frente y sean estos los que hayan tomado la determinación de jugar el partido en las instalaciones que utiliza el primer equipo para entrenar y que solo se encuentran a quinientos metros del estadio verdiblanco.

Y para terminar, recuerdo las palabras de Lolo Pla respecto al encuentro. “Si vamos como señoritos a Sevilla, el Betis nos la puede liar”. Pues nada, a colocarse el mono de trabajo y sumar tres puntos, que por la zona alta los dos equipos de Murcia miran de reojo a los nuestros y andan preocupados.