Garrido sigue siendo propiedad del Cádiz.
Garrido sigue siendo propiedad del Cádiz.
CÁDIZ CF

El cadismo, algo preocupado

"La aparición de Sinergy ha marcado la semana; en lo futbolístico, el Burgos quiere la cesión de Garrido"
Por  17:54 h.

Semana movidita en el Cádiz. Aquí, permanecer siete días consecutivos con la tranquilidad que nos da el recién logrado ascenso disfrutando del mismo parece misión imposible. Que si De Bono no reconoció el denominado ‘Pacto de Antequera’; que si un Juez otorga parte del accionariado a Sinergy; que si Antonio Muñoz no hizo bien las cosas, que si Quique Pina no se qué dice; que si Vizcaíno llama a la calma…

En fin, que anda el cadismo, para no perder la costumbre, algo preocupado. Eso sí, conscientes de la vuelta de los nuestros al fútbol profesional y en su gran mayoría satisfechos de que Vizcaíno y Pina sean aliados de cara al proyecto que se presenta, mucho más ambicioso tras salir del ostracismo de la categoría donde hemos permanecido siete años consecutivos.

Mis años de experiencia en esto del fútbol me llevan a la tranquilidad, y aunque haya por ahí un despistado abogado que comenta que juego mi papel, y según parece lo hago bien, entiendo que el tándem Vizcaíno-Pina, conocedores como pocos en nuestro fútbol patrio de lo que tienen entre manos, nos guiarán por el camino adecuado.

Que nadie olvide que la subasta se realizó en su día porque los administradores concursales iban a liquidar la entidad amarilla. Es más, lo supe en su momento, a Muñoz Vera Sinergy sólo le pagó parte de lo establecido restando una cantidad importante que, de momento yo sepa, no ha sido abonada. Y ni que decir que el ascenso del Cádiz CF le ha revalorizado y de qué forma. Y para aquellos que tengan dudas, no olviden que la sentencia es recurrible y aún habría mucho que decir.

Comentado todo esto y del interés de la Unión Deportiva Melilla en determinados futbolistas, por mucho que Kike Márquez se empeñe en decir lo contrario, también el Burgos pretende la cesión de algún futbolista de la entidad amarilla pasando sus prioridades por hacerse con Garrido, cedido la pasada temporada al Racing de Ferrol, y el de otro compañero del que omito el nombre porque no han gustado en exceso las informaciones recibidas y no seré yo quien haga daño alguno a un equipo cuyos colores los llevo en mis venas.

Pina y Vizcaíno, asesorados por el cuerpo técnico, sabrán como nadie qué plantel formar para asentar al equipo en la división de plata y en cuanto se pueda intentar el salto para militar entre los grandes.

Y termino reiterando las palabras tranquilizadoras de Manolo Vizcaíno días pasados a todos los cadistas: “El regreso al futbol profesional permitirá cumplir estrictamente con el presupuesto de la entidad. Estar en la LFP es sinónimo de estabilidad económica e institucional”. Pues eso, a trabajar toca para que los cadistas disfruten tras tantos sufrimientos, que va siendo hora.