Colas alrededor de Carranza.
Colas alrededor de Carranza.
CÁDIZ CF

Con los abonados en mente

"La noche previa al partido de Copa, que se jugaba en miércoles, parte del plantel madridista parecía celebrar los triunfos por adelantado"
Por  18:01 h.

Éxito en todos los sentidos lo que ha significado que el Real Madrid se enfrente al Cádiz CF en la cuarta eliminatoria de Copa del Rey. Para comenzar era lo soñado por gran parte del cadismo. A esto sumar lo que significa en la parte económica salvar gran parte del presupuesto de la temporada en curso.

Y a todo ello añadir la repercusión que tendrá para los nuestros, que seguimos en Segunda B, tal enfrentamiento para nuestro fútbol patrio. Del Cádiz CF se hablará en todos los rincones de nuestra geografía y ello siempre es interesante para ayudarnos a salir del pozo de una puñetera vez.

El tiempo me dice que los actuales dirigentes piensan en los abonados. Solo hay que ver los precios para la temporada y llegado un evento como el que nos espera en diciembre qué trato tienen quienes siguen al equipo semanalmente respecto a los que solo vendrán a Carranza a ver al grande.

Esos detalles hacen que uno se sienta más cadista si cabe, aunque en una ciudad como la nuestra, excesivamente extremista en muchísimos casos, nunca llueve a gusto de todos y el fútbol no tiene por qué ser la excepción que confirme la regla. En todo caso, que los jóvenes y menos jóvenes cuenten con precios accesibles es vital, sobre todo con vistas al futuro. Si ascendemos esta temporada se verán los resultados.

Madrid al margen, ahora toca derrotar al San Roque. La buena noticia es que Andrés Sánchez ya está disponible. Sigo manteniendo que con él y Juanjo en los laterales tendremos en banda los dos mejores del Grupo IV en sus puestos. Eso sí, con mi profundo respeto a Tomas, muy bien últimamente, y Cristian, del que espero más de lo ofrecido hasta el momento. Quiero ver a Pavez, pues con lo que le hemos visto hasta el momento es pronto para enjuiciarle.

Y olvidándome del presente un toquecito al pasado. Ahora que viene el Madrid me voy a principios de la década de los noventa. Merengues y gaditanos se enfrentaron dos veces en cuatro días. Copa y Liga aguardaban dos llenazos impresionantes en Carranza. Mi empresa, por entonces la Ser, me concentró en el hotel Caballo Blanco del Puerto de Santa María, donde precisamente se hospedaban los blancos.

La noche previa al partido de Copa, que se jugaba en miércoles, parte del plantel madridista parecía celebrar los triunfos por adelantado. En la segunda planta del desaparecido hotel valiente verbena se traían. Lo pude contar a toda España. Lo hice en El Larguero, ya con De la Morena al frente del programa. Eran otros tiempos, inolvidables para los que sentimos el azul y amarillo.