Pina y Vizcaíno, en Carranza.
Pina y Vizcaíno, en Carranza.
Cádiz CF

Dirigentes de Primera

Ahora tenemos un equipo de Primera, una afición de Primera, y como no podía ser menos, unos dirigentes de Primera
Por  21:14 h.

Lo quería el cadismo y lo querían ellos. Manolo Vizcaíno y Quique Pina ya trabajan al unísono para llevar al Cádiz CF a las más altas cotas. Lo veníamos diciendo hace tiempo, cuando pocos apostaban por la unión entre ambos. Es más, tras la disputa del encuentro disputado en A Malata ante el Racing de Ferrol, casi confirmamos que el divorcio estaba a punto de terminar.

Tras la reciente rueda de prensa, donde el sevillano y el murciano posaban juntos, disipaban dudas y más de uno ha quedado retratado. Los sinsabores que pasaron Vizcaíno y Pina quedan atrás, y los malintencionados comentarios de alguna prensa amarilla cuestan digerirlos, pero afortunadamente en Cádiz nos conocemos todos y sabemos de qué pie cojea cada uno. Lo importante, como quería la afición y también los propios interesados, es que se forma un tandem de Primera, con letras mayúsculas, cuyo único objetivo pasa por dar estabilidad a la entidad, muy jodida en los últimos años, y un ápice de garantía de que jamás se volverá a caer donde otros le metieron.

Y fíjense como comienza a funcionar el binomio que, aun conscientes de las parcelas de cada cual, vislumbramos que es toda una realidad que ya pertenecemos al fútbol profesional. En la parcela deportiva Juan Carlos Cordero empieza a edificar un equipo de garantías y sus éxitos en el Granada demuestran que sabe perfectamente lo que hace. La cesión de Ortuño, dejando claro que viene porque Pina y Cordero se lo pidieron unido a la historia del club gaditano, es prueba palpable de que estamos en buenas manos.

Claridad también en el director deportivo al referirse a jugadores como Márquez o Garrido, que de ellos depende seguir o no en el equipo de Cervera. Importante será también la presencia de Jorge, su hermano, en la parcela técnica encargándose junto a Buitrago de ver futbolistas. En otros aspectos, destacar que finalmente los desacuerdos entre Ángel de Juan y la entidad cadista quedaron en el recuerdo y Socibus será el sponsor oficial del club, de lo que nos alegramos como igualmente de que sea Adidas quien vista a los distintos equipos de nuestro Cádiz, lo que no deja de ser una magnífica gestión de unos dirigentes hoy alabados por el cadismo que vislumbra el prometedor futuro que todos esperábamos.

Me decía no hace mucho un cadista de siempre que vuelve a ilusionarse con el ascenso conseguido, cuando pocos apostaban porque fuera posible. La realidad vuelve a demostrar que las cosas bien hechas terminan dando sus frutos. La captación de abonados confirma que la gente anda ilusionada. Un último empujón, que llegará seguro, indicará que el cadismo, con letras mayúsculas, está con Vizcaíno y Pina más unidos que nunca. Pese a quien les pese, es lo que la afición quería y lo que también estaban deseando uno y otro dirigente. Y nos alegramos de ello. Ahora tenemos un equipo de Primera, una afición de Primera, y como no podía ser menos, unos dirigentes de Primera. Felicidades Cádiz.