Álvaro García, en el partido ante el Elche.
Álvaro García, en el partido ante el Elche.
Cádiz CF

Rubén Cruz fue la clave

La entrada del utrerano por el desafortunado Ortuño cambió el decorado de un partido donde hubo mucho respeto en el primer tiempo
Por  18:13 h.

Ortuño no está bien, pero como no hay mal que por bien no venga, Cervera ha recuperado para la causa a Rubén Cruz. La confirmación en el once de Ager Aketxe tras conseguir su cesión el mercado invernal le cerró las puertas del once al jugador sevillano, que lejos de bajar los brazos ha seguido entrenando duro para no perder enteramente la confianza de un entrenador que nunca se la perdió.
Tal es la titularidad indiscutible del canterano bilbaíno que hasta Cervera, para rescatar a Rubén Cruz del ostracismo, no tuvo otra que dar descanso en la segunda mitad al ‘intocable’ Ortuño. Y otra vez más, el entrenador cadista volvió a dar en la diana.

1.Once de gala, pero con un planteamiento cauteloso. Había algunas dudas respecto al once que podía sacar el Cádiz CF. Aunque en realidad, y después de que el TAD le levantase el castigo a Álvaro García de manera cautelar, tan solo había una duda y esa estaba entre Abdullah o Garrido. Sacar a Abdullah hubiera dado al equipo un aire más ofensivo del que, con el vasco en el once, tuvo en la primera mitad. Y la verdad es que el encuentro, en sus primeros 45 minutos, fue mera especulación entre dos equipos con mucho miedo a perder pese a que ninguno le venía bien el empate.

Lo cierto es que el Cádiz CF le dio una importancia al Elche que nunca tuvo que tener un equipo con carne de Segunda B. Por inercia, José Mari y Garrido anclaron al equipo en el centro del campo y ni el Cádiz CF gozó de iniciativa ni tampoco es que la buscase demasiado. Para colmo, Ortuño volvía a estar muy estáticos y la claridad en las jugadas brilló por su ausencia hasta el descanso.

2.Rubén Cruz cambia el partido. Atascado como estaba el Cádiz CF, Cervera no tuvo otra que mover el banquillo en busca de una solución. Su dedo se detuvo en Rubén Cruz, un jugador olvidado después de que Aketxe se hiciera con la titularidad en la mediapunta. Antes se había detenido en el de Ortuño, al que lo dejó en el banquillo ante la sorpresa de muchos en Carranza.Enésimo gesto de valentía de un entrenador al que poco le importan los nombres ni los galones.

Si ese cambió resultó clave para el devenir del encuentro, el gol de Salvi sale de una genialidad del utrerano, no menos resultó para abrir la lata el enésimo tanto del Cádiz CF a balón parado cuando el que lo bota no es otro que Aketxe. El vasco volvió a meter un caramelo en la boca de gol al saque de un córner y Pelegrín, en propia meta, metía el esférico dentro de su propia portería.

Otro aspecto que no puede olvidarse de este descanso fueron los resultados simultáneos que se estaban dando en Reus, Tenerife y Huesca.Al Cádiz CF se le ponía el asunto para ganar o ganar. Por su parte, al Elche la cosa se le ponía ni aunque ganado… Y eso se dejó notar en un comienzo de la segunda parte donde los amarillos fueron decididos a por la victoria ante un equipo que si no había bajado los brazos sí que había bajado la cabeza.

3. Cambios para buscar el tercero aunque sin acierto. No puede decirse que Cervera, una vez encarrilado el encuentro con el 2-0, echara hacia atrás a su equipo a juzgar por los dos cambios que le quedaban por hacer. En el 71’ metió a Abdullah, al que puso a jugar por la banda derecha tras sustituirlo por el goleador Salvi. Con el francés entrando por banda siquieron llegando ocasiones para un Cádiz CF que buscó la goleada para reencontrarse con una victoria holgada después de tanto empate consecutivo y para coger moral de cara al ‘play off’ de ascenso. A falta de cinco minutos entró Gorka Santamaría por Alvarito, que forzó la cartulina amarilla para poner la guinda a la arriesgada apuesta de su entrenador. La disposición del ataque quedo con Aketxe por banda izquierda, Rubén de mediapunta, Abdullah por la derecha y Gorka en la punta. Pero no solo se consiguió el tercero sino que incluso el Elche acortaba distancias marcando en el 90’, si bien, la victoria no llegó a estar en peligro.