Dani Güiza en el partido que el Cádiz CF jugó en Elche
Dani Güiza en el partido que el Cádiz CF jugó en Elche
Cádiz CF

La pizarra del Elche 2-3 Cádiz CF

Cervera repitió once en un equipo que sufrió ante diez y renació con Güiza y los cambios finales
Por  13:57 h.

La suerte y la calidad también juegan

Porque no todo en el fútbol es matemático ni científico, variables que muchas veces se le escapan a los entrenadores también pueden ser decisivas durante un partido. Y ello precisamente es lo que le ocurrió a un Cádiz CF que tuvo la fortuna de su lado y contó con la inestimable aparición de la calidad de Güiza para definir un partido con muchos cambios en el esquema táctico y la premisa de jugar gran parte ante un Elche con diez que por momentos maniató al Cádiz CF.

1. Cervera repitió once

Por primera vez en lo que va de temporada Álvaro Cervera sacaba los mismos once jugadores que ganaron al Sevilla Atlético en el último partido de 2016. Rubén Cruz seguía siendo dueño de la mediapunta, sin duda la posición que más debate ha generado hasta el momento. Asimismo, Nico Hidalgo volvió a ganar una semana más la partida a un Salvi que entró en la recta final del partido.

Con todo, queda claro que la defensa es la línea del campo más afianzada en el dibujo de Álvaro Cervera. A expensas de sanciones o lesiones, los cuatro de atrás son más que fijos hasta el momento.

Un buen inicio cadista cayó con la llegada del gol del Elche y renació con la expulsión de Correa en el bando local. A raíz de dicho momento, los gaditanos comenzaron a tocar y se adueñaron del balón, con la llegada del empate como premio.

2. Descomposición sin Garrido ante un rival superior con diez

Y sin Garrido el Cádiz CF se vino abajo. Cervera decidió dejar en la caseta al mediocentro vasco durante el tiempo de descanso, condicionado por la amarilla que el futbolista había visto minutos antes. El técnico dio entrada a un Eddy Silvestre que volvió a cuajar un partido bastante discreto. No obstante, ya sea su entrada o la de otro compañero, parece difícilmente sustituible hoy en día a la figura de Garrido.

Fueron momentos durante buena parte de la segunda mitad en la que el conjunto gaditano lo pasó realmente mal. Toril optó por jugar con tres medioscentros y dejar delante a Nino y Hervías, que fueron un quebradero de cabeza impresionante para la zaga amarilla. Aunque el Elche estaba con diez, nada parecía demostrarlo, ya que por merecimientos los ilicitanos debieron haber marcado en esos momentos en los que al Cádiz CF no le duraba más de dos pases la pelota, tal y como reconoció Cervera a pesar de que esa era la idea.

3. Güiza destapa las esencias en la locura final

La entrada al campo de Dani Güiza por un desaparecido Nico Hidalgo cambió totalmente el partido para el Cádiz. Apenas dos balones que tocó el jerezano fueron para dentro cuando el partido enloquecía por las jugadas de ataque, los goles y los cambios tácticos.

Rubén Cruz se marchaba a la derecha con la incorporación del jerezano al campo, ocupando éste la mediapunta por detrás de Ortuño. Posteriormente la salida del ‘pichichi’ del campo cuando el 1-2 campeaba en el marcador por Salvi adelantaba a Güiza, mientras que Rubén Cruz se movía a la izquierda y Álvaro García se colocaba en punta con delantero de Jerez.

Una amalgama de cambios finales en las posiciones de ataque que permitieron sumar tres puntos de oro en el Martínez Valero.