Rubén Cruz abraza a Aitor tras su gol ante el Almería
Rubén Cruz abraza a Aitor tras su gol ante el Almería
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF – Almería

Perdidos en la primera mitad con excesivo toque y sin ocasiones, la vuelta a las bandas en la segunda mitad dio alas a los de Cervera
Por  14:34 h.

El Cádiz CF sumo tres puntos más que importante en un partido muy irregular de los amarillos. El juego cadista no mejoró en demasía respecto a lo que se vio ante el Valladolid, pero si aquella tarde no se mereció perder, tampoco ante el Almería se hicieron excesivos méritos para ganar. Quizás un empate en ambos partidos habría sido lo más justo.

No obstante, el Cádiz CF demostró garra y sobre todo coraje para imponerse a un rival que contra diez no fue capaz de crear problemas a un Alberto Cifuentes bastante seguro. Algunas de las claves de la pizarra de Cervera fueron estas:

1. Con Garrido todo es mejor pero no perfecto

Sin duda su titularidad estaba más que cantada. Garrido entraba en el once inicial con la idea de recuperar el equilibrio perdido ante el Valladolid y en la segunda mitad de Elche. Y el vasco por supuesto se hartó de robar y destruir en su zona del campo. No obstante, la vida no llegó a ser maravillosa con la participación del centrocampista de Barakaldo.

El Cádiz CF tocaba y tocaba durante la primera mitad ante un rival que no quería la pelota. Balón y más balón en un Cádiz que no sabe qué hacer con él durante muchos minutos. Sin profundidad ninguna y con pocas ocasiones, los de Cervera se perdían en un estilo que no es el suyo.

2. La expulsión supedita el estilo

La doble amarilla a Sankaré nada más comenzar la segunda mitad hizo que Cervera tuviera que cambiar fichas del tablero. La primera dar entrada a Servando para seguir con dos centrales, lógico. La participación del isleño hizo que Nico Hidalgo saliera del campo y que la banda derecha se quedara totalmente coja dejando a su suerte a un Carpio que más no podía hacer tanto en ataque como en defensa.

Sin una banda y con diez, el Cádiz CF se limitaba a defenderse y a intentar tener una pelota que le robó el Almería. Con muchas impresiones, el rival tampoco quiso ir por el partido del todo y eso lo pagó caro el equipo de Soriano.

3. Coraje con diez volviendo al origen

Y todo cambió cuando en el minuto 71 Cervera quita a Ortuño para dar entrada a Aitor. El ‘pichichi’ amarillo no daba una ayer, perdido lejos del área, el de Yecla se ofuscaba intentando acercar la pelota a la portería rival. Con Rubén Cruz trabajando mucho, el técnico decidió que había que volver al origen, a las bandas y con el sevillano en punta, Aitor y Álvaro ocupaban las alas contrarias.

El resto de la película es ya sabido en un conjunto que tiró de casta. Una jugada iniciada por Aridane y que continúan Álvaro García y Rubén, acaba en las botas de Aitor que culmina un triunfo clave para los amarillos en un partido de altibajos.